Adriana es la primera finalista de la cocina más famosa de México

 

Mino D’Blanc

 

El viernes 19 de febrero se transmitió la emisión número 17 de  MasterChef México por Azteca Uno, acercándose ya a su final en el que sólo los mejores siguen en una constante competencia para cumplir su sueño de coronarse como el mejor cocinero de esta temporada. La complejidad de los retos crece a la par de las exigencias por parte de los experimentados chefs Betty Vázquez, Adrián Herrera y José Ramón Castillo. 

En dicha emisión se llevaron a cabo cuatro pruebas para dar a conocer al primer finalista y como era de esperarse, las emociones, nervios y fricciones entre participantes aderezaron el programa. 

Antes de iniciar con el primer reto de la noche, la talentosa y experimentada conductora Anette Michel dio la bienvenida al chef Fernando Stovell en su última intervención de la temporada, que impartió a los cocineros una sofisticada “Master Class”, relacionada con lo que rodea el universo de la “tarde de té” (hábito inglés) además de formar parte del selecto panel de degustación durante la noche. 

La prueba inicial se dio con las últimas Cajas de la Realeza, en donde se encontraban insumos específicos para replicar lo aprendido en la clase previa y una taza de té que en la parte de abajo tenía una letra o número que definió el turno de las tres parejas que se formaron más adelante y que de manera escalonada empezaron a cocinar cada 15 minutos. El reto fue elaborar los emblemáticos “scones (bisquets), victoria sponge (pastelillos) y pequeños sándwiches de pepino y salmón”, acompañamientos de la tradición británica a la hora del té.

En esta prueba la precisión y técnica fueron elementos primordiales a destacar, presentando cada cocinero un total de 9 piezas (3 de cada uno) que fueron servidos a dos mesas de 5 comensales cada una, siendo ellos los que votaron por las dos mejores propuestas (un número y una letra) que más adelante se sometieron al escrutinio de los jueces que definieron al ganador del reto y más adelante, quien resultara vencedor de la siguiente cocinada, se enfrentaría con el primero para dar a conocer al primer finalista. 

Los comensales de la mesa número uno degustaron las preparaciones de Erubiel, Rolando e Itzel en donde la mejor fue esta última con el número 1; en el caso de la mesa dos, las propuestas estuvieron a cargo de Adriana, David y Meche, resultando la primera quien más gustó con la letra C. En este reto y por decisión definitiva de los cuatro chefs la ganadora fue Adriana subiendo al balcón. 

La segunda prueba fue reproducir cinco recetas, autoría de reconocidos chefs como lo son Rodolfo Castellanos, Joaquín Cardozo, Antonio De Livier, Tomás Bermúdez y Lula Martín del Campo, que Adriana repartió a sus compañeros, excepto a Itzel quien obtuvo el beneficio de escoger lo que iba a cocinar al haber sido la segunda mejor opción en el reto anterior. 

Antes de iniciar, los participantes tuvieron la oportunidad de escuchar el audio de su receta paso a paso con el objetivo de tener una mejor claridad en sus preparaciones y elaborar un plato de alto nivel gastronómico a estas alturas de la competencia. Mercado abierto y 60 minutos. 

El primero en pasar al pódium fue David con su “Filete de Res en Salsa de Chile Cascabel” de la chef Lula, fue bueno aunque se excedió con algunos ingredientes que lo acompañaban; Rolando con su “Pescado Sarandeado”, del chef Bermúdez resultó salado, crudo y sin pulimiento en la técnica y en el caso de Meche con su “Huachinango”, del chef Cardozo, le faltó sazón y el sabor del pipián fue muy cargado. 

Finalmente, Itzel con el plato de “Risotto de calabaza”, del chef Castellanos, fue bueno a pesar de que le faltó un mínimo de cocción y el “Burrito de Camarón con Tuétano”, del chef De Livier, resultó perfectamente bien ejecutado lo que le da el triunfo en el reto. 

Para el reto de eliminación los cuatro contendientes elaboraron “Macarrones”, acompañados de la chef veracruzana y ex finalista en dos ocasiones del reality Cynthia González, poseedora de un amplio conocimiento en repostería quien en compañía de los chefs supervisó las estaciones para dar sus mejores consejos. En este reto la precisión y adecuado seguimiento fueron las recomendaciones, 75 minutos para presentarlos. 

La primera en pasar con sus macarrones “Nico Cosmos” fue Meche, obteniendo buenos resultados en textura y relleno bien logrado; Itzel y sus “Macarrones para Sofi”, estéticamente muy buenos pero el nivel de azúcar y exceso de relleno fueron un desacierto y en el caso de Rolando y sus “Macarrones de Oro Verde”, logró una buena ejecución. El último en pasar fue David con su plato “Si no Adelgazas no hay Fiesta”, de buen sabor, aunque faltó textura y tiempo de horneado.

Desafortunadamente, la decisión a cargo de los cuatro chefs, fue que David de la Ciudad de México, no avanzara a la anhelada semifinal con sus propuestas de la noche y por consecuencia, fue el expulsado número quince de esta contienda culinaria.  

Para cerrar con broche de oro, Adriana y Erubiel, oriundo de Veracruz, ganadores de los dos primeros retos respectivamente, se enfrentaron a un ¨mano a mano¨ para definir quién de los dos calificaría a la Gran Final. 

El reto a superar fue la debida preparación de “Callo de Hacha”, presentando cinco porciones de éste para los tres jueces y los dos chefs invitados, no sin antes recibir una Master Class de la chef Cynthia, quien les aconseja seguir su instinto y el paso a paso para salir victoriosos. 

En este reto los dos contendientes lucieron tensos pero a la vez seguros de sí mismos y sus capacidades, mientras que en el balcón se evidenció el favoritismo hacia Erubiel.  

Tras una exhaustiva y difícil degustación, la balanza se inclinó hacia Adriana quien enmarcó un plato más completo en cuanto a técnica y que la llevo a ser la primera finalista de esta importante contienda culinaria.