Dulce Gómez

Gerardo Islas Hernández y Gerardo Islas Maldonado, padre e hijo, respectivamente, orquestaron el intento de bloqueo al Congreso del Estado y a los diputados de Juntos Haremos Historia para no sesionar durante el informe de Antonio Gali Fayad, pues fueron quienes dieron la orden para enviar un oficio, a través de Protección Civil estatal, que aseguraba que el salón de plenos del legislativo no era apto por daños derivados del sismo del 19 de septiembre de 2017. Así lo denunció el diputado local del Partido del Trabajo (PT), José Juan Espinosa Torres, quien reveló que luego que el domingo se enviara el oficio que afirmaba que las galerías del salón de plenos eran inseguras, este lunes llegó la rectificación que anuló la suspensión de las secciones laterales y que también fue firmada por Protección Civil estatal.

En entrevista, el presidente de la Mesa Directiva del Legislativo local evidenció que el primer oficio que decía que las galerías eran inseguras, carecía de validez y de dictamen, además que llegaba 14 meses después del sismo, y luego de dos meses en que dichas secciones han estado llenas de invitados y medios de comunicación, por lo que era motivado por presiones políticas para que los diputados de Juntos Haremos Historia no pudieran sesionar para el informe del gobernador José Antonio Gali Fayad. Por ello, la Dirección de Protección Civil se vio obligada a recular en su informe y anular la suspensión, usando como chivo expiatorio al titular de la dependencia, Rubén Darío Herrera, el cual fue cesado de su cargo para proteger a Gerardo Islas Hernández, encargado de Prevención de Desastres, quien dio la orden de girar el primer oficio y es padre del diputado local de Nueva Alianza, Gerardo Islas Maldonado. “Hace unos minutos hemos recibido un oficio donde nos dicen que queda cancelada la clausura de las gradas de este recinto. Nosotros lamentamos que dejen sin trabajo a Rubén Darío Herrera Cabrera por este motivo”.