El estadounidense Raymond Burke y el alemán Walter Brandmüller escribieron una carta abierta al Papa Francisco con críticas al abordaje de la crisis de pedofilia

Infobae

Dos cardenales ultraconservadores denunciaron este miércoles “la plaga de la agenda homosexual” que azota a la iglesia e instaron a los obispos de todo el mundo convocados el jueves por el papa Francisco al Vaticano a combatir ese fenómeno. “La plaga de la agenda homosexual se ha extendido dentro de la Iglesia, fomentada por redes organizadas y protegida por un clima de complicidad y silencio”, denunciaron los dos cardenales, el estadounidense Raymond Burke y el alemán Walter Brandmüller.

 La denuncia fue hecha la víspera de que se inaugure en el Vaticano una cumbre excepcional de tres días con los presidentes de las 114 conferencias episcopales de todo el mundo para combatir la pederastia dentro de la Iglesia. “Las raíces de ese fenómeno se encuentran, es evidente, en esa atmósfera de materialismo, relativismo y hedonismo donde la existencia de una ley moral absoluta, es decir, sin excepciones, es puesta en discusión abiertamente”, sostienen los purpurados. Para los dos purpurados, conocidos por sus posiciones conservadores, reconocen que “el horrible crimen del abuso de menores” es grave y consideran que se ha extendido “no tanto por el clericalismo” y abuso de poder dentro de la Iglesia, sino porque se “ha alejado de la verdad del Evangelio”. Los cardenales consideran que reina un “profundo desorden” y que el “mundo católico está desorientado”.

El papa Francisco es uno de los mayores críticos del clericalismo que reina en la iglesia, es decir de la manera desviada con que se concibe ser del clero, como una casta superior, que actúa como amo y no como siervo.