Los hechos se reportaron en el local conocido como Borderline Bar & Grill de Thousand Oaks

HuffPost US

Al menos 13 personas murieron, entre ellos el sargento Ron Helus, luego de que un hombre armado de 28 años abrió fuego en el Borderline Bar & Grill en Thousand Oaks, California, el miércoles por la noche. El popular establecimiento celebraba el College Country Night la noche del miércoles y estaba lleno de gente joven. Según la Oficina del Alguacil del Condado de Ventura, 23 personas más resultaron heridas y recibieron el alta después de recibir tratamiento en hospitales locales. “Solo son niños”, dijo un testigo ocular que se identificó como Tim a ABC 7, luchando por contener los sollozos. “Todos son jóvenes. Esto no debería haberles pasado”. Según los registros mantenidos por el Archivo de Violencia con Armas, esta última tragedia fue el 307 tiroteo en masa de este año. Estas fueron algunas de las víctimas: Sargento Ron Helus, de 54 años, sargento de la Oficina del Alguacil del Condado de Ventura, fue uno de los primeros en responder a los disparos y se dirigió al bar cuando las balas estallaban. El veterano oficial, quien estaba casado y tenía un hijo adulto, estuvo en la fuerza por 29 años y planeaba retirarse dentro del próximo año. Helus también era dueño de un negocio de entrenamiento de armas de fuego. “Cuando escuchó los disparos, entró corriendo. Corrió y sin duda salvó a otros”, dijo el capitán del alguacil del condado de Ventura, Garo Kuredjian, a la CNN. “Eso es lo que hacen los policías. Eso es lo que hizo”. Cody Coffman acababa de celebrar su cumpleaños número 22 y estaba planeando unirse al ejército, dijo su padre a los reporteros el jueves. “Oh, Cody. Te amo, hijo”, dijo Jason Coffman entre sollozos, apoyándose en su suegro. “Este será un momento absolutamente desgarrador para mí y para mi familia. … Para mí, este es un corazón que no volveré a tener”. Jason recordó a su hijo como un talentoso jugador de béisbol en la escuela secundaria y un compañero de pesca “que vendría conmigo si quisiera o no”. “No puedo creer que le haya pasado a mi familia”, dijo. “Estoy sin palabras y con el corazón roto”. Cody era “el hermano mayor que mis hijos necesitan”, dijo el padre afligido.

“Tengo una hija que nacerá el 29 de este mes. Estaba tan emocionado de tener a su primera hermana y ahora ella nunca lo conocerá”. Lo último que le dijo a Cody fue una advertencia de no beber y conducir, y luego esto: “Hijo, te amo”. Justin Meek, de 23 años, se graduó de la Universidad Luterana de California en mayo, donde cantó el himno nacional como miembro de un cuarteto. Meek trabajaba como portero en Borderline, dijo un amigo de la familia a 10News, al parecer rompió ventanas en el bar para ayudar a las personas a escapar mientras se desarrollaba la violencia. Su alma mater confirmó la noticia de su muerte en un correo electrónico a la comunidad el jueves: “La comunidad luterana de California está llena de tristeza por los eventos violentos que tuvieron lugar anoche a pocas millas del campus en Thousand Oaks”, se lee en el comunicado. “Lamentablemente, la familia nos hizo saber que un recién graduado, Justin Meek, de 23 años, es una de las preciadas vidas que se apagaron en esta tragedia. Meek salvó heroicamente vidas en el incidente”. Alaina Housley, de 18 años, estaba en el bar junto con un grupo de unos 20 estudiantes de Pepperdine en el momento del tiroteo. Testigos dijeron al periódico estudiantil de Pepperdine, el Pepperdine Graphic, que fue vista por última vez en la pista de baile. Una mujer que se identificó como la compañera de cuarto de Housley pidió el jueves temprano por la mañana para obtener información sobre su paradero: La tía de Housley, la actriz Tamera Mowry, confirmó la muerte de Alaina en una declaración el jueves por la tarde:

“Acabamos de enterarnos que nuestra sobrina Alaina fue una de las víctimas de los disparos de la noche anterior en el bar Borderline en Thousand Oaks”, dijeron la actriz y su esposo, Adam Housley, en un comunicado a BuzzFeed News. “Alaina era una joven increíble con tanta vida por delante y estamos devastados de que su vida haya sido interrumpida de esta manera. Agradecemos a todos por sus oraciones y pedimos privacidad en este momento”. Estos fueron algunas de las víctimas de esta nueva tragedia en los Estados Unidos