Por: Ing.  Luis Gerardo Inman

Seguramente en los aeropuertos, o inclusive como compañeros de asiento en el mismo avión encontremos muchos vendedores internacionales generalmente vienen o son de USA o Europa, lo lamentable es que los latinos, y en especial mexicanos, es difícil de encontrar. ¿Por qué los vendedores internacionales de procedencia de USA o Europa si pueden ser y además son exitosos?

Ellos tienen una mentalidad global. No existen fronteras ideológicas o culturales que les impiden sentirse más o menos que otros vendedores internacionales.

Obviamente queda intrínseco que las características de conocimiento de la empresa, de los productos y servicios y también del mercado están bien preparadas.

El punto, mi querido lector, es que además de estas características técnicas, el vendedor internacional debe tener actitudes y habilidades internacionales. Su intelecto no tiene frontera, empezando con el idioma al país que va a vender.

Obligatoriamente el inglés es el idóneo de los negocios. Así que el vendedor de una empresa internacional que busca clientes en un país, y deberá de aprender perfectamente el idioma del país. Así tendrá empatía y saber cómo decir las cosas de la forma apropiada y coherente

Es de su responsabilidad saber la historia, geografía, cultura, datos económicos, gustos, usos, costumbres y gastronomía del país visitado.

Obviamente está el no hablar de nada que afecte o dañe a los intereses de la cultura del país visitado, ni una sola palabra inadecuada a la idiosincrasia de los habitantes del país. Por el contrario, solo para bien y demostrar interés genuino en el país.

Conocí a un auténtico y exitoso vendedor internacional que dentro de sus habilidades aplicaba las mismas actitudes positivas al país que visitaba. De entrada, decía al llegar a México:

¡Qué buen clima tienen! Me encanta visitar tu país, me siento en casa. México es también mi país, me siento parte de los mexicanos.

Además con palabras coloquiales que demostraban confianza porque las pronuncia igual que cualquier taxista mexicano. Y no se diga sobre la gastronomía. Tenía sus platillos preferidos regionales y su bebida también nacional, además al probar los alimentos decía, “¡Que delicia! Es mi platillo favorito. Si yo pudiera comería en mi país todos los días este platillo.”

Un ingrediente principal es tener paciencia en el país a visitar, que siempre demuestre calma y tolerancia aun en situaciones diferentes y complicadas.

Si su empresa está por abrir mercados al extranjero prepare bien a su vendedor para que tenga en mente la cultura del país, sea empático y que saboree no solo la gastronomía, que se enamore del país en el que va a abrir mercado para convertirse en un exitoso Vendedor Internacional.