Según el relato, el empleado de Target vio en la galería del teléfono una serie de fotos de menores desnudas que parecían tener menos de 10 años

Excélsior

Recientemente se dio a conocer que los familiares de un estadunidense que fue acusado injustamente de posesión de pornografía infantil y que murió de un ataque al corazón, demandaron por un millón de dólares a la cadena Target Corporation. De acuerdo con información de The Oregonian, Jeffrey Buckmeyer falleció durante la investigación. Su familia hoy alega negligencia por el estrés que padeció. Los hechos se remontan al 24 de julio del 2018, cuando Buckmeyer entró en la sección de electrónica de una tienda Target en Oregon y pidió ayuda a su futuro denunciante para liberar espacio de almacenamiento en su iPhone 6S.

Según el relato, el empleado de Target vio en la galería del teléfono una serie de fotos de menores desnudas de diferentes etnias que parecían tener menos de 10 años, así como varias fotos de Buckmeyer desnudo y en estado excitado. El hombre lo denunció a la Policía, lo que puso en marcha una investigación del FBI. En agosto de 2018, los investigadores detuvieron a Buckmeyer, lo interrogaron y confiscaron sus dispositivos electrónicos. Tras cuatro meses de inspecciones, no apareció ninguna huella de pornografía infantil en ninguno de los aparatos confiscados. En enero los agentes del FBI devolvieron los dispositivos y afirmaron que cerraban el caso.