Organizaciones de DDHH, opositores al régimen de Vladimir Putin y defensores de la libertad de expresión denunciaron una operación policial en contra del reportero

Infobae
El periodista de investigación Ivan Golunov fue liberado el martes después casi una semana
detenido por tráfico de droga, en un caso que su defensa denunció como manipulado.
“Muchísimas gracias por su apoyo” dijo Golunov ante los periodistas y simpatizantes. El reportero prometió que continuará con su trabajo de investigación para el sitio independiente Meduza.
La liberación, que llegó minutos después de que Rusia levantara formalmente los cargos en su contra, constituye una decisión casi sin precedentes como consecuencia de la indignación y la movilización que provocó este caso en la sociedad civil.
Desde el jueves pasado sobrevolaban las dudas sobre las condiciones de detención y la veracidad de las acusaciones contra este periodista de Meduza, conocido por sus investigaciones de corrupción de las élites y malversaciones en sectores como el microcrédito o las pompas fúnebres.
“Hoy será levantado su arresto domiciliario y los cargos serán retirados” explicó más temprano el ministro de Interior ruso, Vladimir Kolokoltsev, en un comunicado.
La justicia rusa deberá analizar ahora “la legalidad de las acciones de los policías que arrestaron” al periodista el jueves y que afirmaban haber encontrado importantes cantidades de droga en su mochila y luego en un allanamiento en su apartamento.
Según Kolokoltsev, los policías que llevaron a cabo la detención fueron suspendidos durante la investigación. Dos altos cargos policiales serán destituidos por las irregularidades del caso, añadió el ministerio.
Los partidarios de Golunov denunciaban que se trataba de un caso fabricado para vengarse de sus investigaciones. El periodista afirmaba que las drogas descubiertas por la policía no le pertenecían y fueron colocadas sin su conocimiento.
Los análisis realizados a petición de los tribunales no revelaron ningún rastro de drogas en su sangre y ninguna de las bolsas incautadas llevaba sus huellas dactilares, según sus abogados.
Ola de movilización
“Es una gran noticia. Es un ejemplo inspirador y motivador de lo que una simple solidaridad puede conseguir para la gente que es perseguida”, celebró el opositor Alexéi Navalni, objeto de múltiples denuncias judiciales en los últimos años.
La Unión Europea (UE) también saludó que Rusia retirara los cargos contra Golunov, pero reclamó una “investigación exhaustiva y transparente” sobre una eventual “brutalidad policial” durante su detención.

En la misma sintonía, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) destacó en Twitter una
“movilización histórica de la sociedad civil” en Rusia. “Ahora, aquellos que intentaron montar este caso en su contra deben ser juzgados”, agregó.
El medio independiente Meduza, basado en Letonia y para el cual trabaja Golunov, estimó que “el poder ha escuchado a la sociedad”.