Las autoridades reportan la muerte de varios de los heridos en la explosión de una pipa que transportaba combustible en la región de Morogoro

EFE

El número de víctimas mortales por la explosión el 10 de agosto de una pipa que transportaba combustible en la región de Morogoro, en el este de Tanzania, aumentó hoy a 75, según fuentes médicas. De acuerdo con el portavoz del Hospital Nacional de Muhimbili (MNH), en Dar es Salam, cuatro personas ingresadas en estado grave fallecieron hoy a causa de sus heridas. Hemos perdido a otros cuatro supervivientes que estaban siendo tratados en el hospital y cuyos cuerpos han sido preservados en la morgue del centro. Estamos tratando a otros 39 supervivientes”, dijo el portavoz del MNH, Aminiel Aligaesha, en declaraciones recogidas por el medio local The Citizen.

El accidente se produjo cerca de la estación de autobuses de Msamvu, en el municipio de Morogoro, cuya autopista es a menudo transitada por camiones con carga y petróleo procedente de la zona portuaria de Dar es Salam. La mayoría de personas afectadas por la explosión resultó herida o muerta al congregarse alrededor del camión volcado para recoger parte del carburante que goteaba, cuando este se incendió y calcinó a muchos de ellos. El presidente de Tanzania, John Magufuli, declaró ayer tres días de luto oficial tras el incidente y hoy su primer ministro, Kassim Majaliwa, prometió la construcción de un monumento en honor a las víctimas mortales, muchas de las cuales ya han sido enterradas. Sucesos como este son habituales en ciertas zonas de África, ya que algunas personas están dispuestas a arriesgar sus vidas para extraer combustible.