Yunuen Suñer / @yuni_reads

Estamos avanzando como sociedad hacia una etapa de cambios y como consecuencia nos enfrentamos a nuevos retos, un claro ejemplo es la inimaginable pandemia en pleno año 2020, sin embargo, no todo es negativo ha sido una excelente oportunidad en la cual la demanda de textos ha aumentado considerablemente y con ello el deseo constante de conocimiento.

Una persona lectora no se conforma con verdades absolutas, no es manipulable y socialmente hablando tiene la capacidad de progresar en conjunto y adquirir una postura crítica. Este juicio nos lleva a la siguiente pregunta: Si sabes que leer es bueno, entonces ¿Por qué no lees? Los cinco pretextos más comunes que he escuchado son: No tengo tiempo, me da sueño, no veo, no me gusta, no sé qué leer.
Leer es un hábito intelectual que debemos desarrollar, que incluso debería ir de la mano de otros hábitos como comer sano o hacer ejercicio. Actualmente podemos leer no sólo en libros físicos sino también en distintos dispositivos como e-readers o libros electrónicos, apps o incluso escuchar audiolibros, todo dependerá de cuál sea el que te agrade más y en cual te adaptes mejor.

Los horarios de lectura dependerán mucho de tu rutina. Se sugiere incorporar 30 minutos de lectura por la mañana antes de ir al trabajo o colegio, esto te va a dar la oportunidad de tener una mayor concentración y comprensión lectora, si por las mañanas se te dificulta puedes leer en tus ratos de ocio, por ejemplo, ir a la lavandería, estar en una fila, esperar a que te corten el cabello etc. Para esta actividad es recomendable traer siempre contigo un libro. Por último, puedes leer 30 minutos antes de acostarte, pero esto sin tocar la cama. Está demostrado que, con 30 minutos diarios de lectura, leerás aproximadamente 1 libro al mes, es decir, 12 libros al año, un buen número para comenzar a cultivar un pensamiento crítico ¿No crees?

¿Cómo comenzar a tener interés por la lectura?

Busca un tema que te apasione y lee sobre ello, ponte metas de lectura, puede ser en porcentaje, en número de páginas o en tiempo, esto ayudará a que termines más rápido y motivarte en tus lecturas diarias, lleva el libro a todas partes, nunca sabes en qué momento tendrás un rato de ocio para leer y por último acércate y rodéate de personas que lean, recuerda que eres el resultado de las cinco personas con las que más pasas tiempo. 

Para hacer que todo lo leído realmente sea aprendido, se recomienda subrayar o tomar anotaciones de las palabras, párrafos o páginas que sean de importancia para ti, busca en el diccionario el significado de las palabras desconocidas, posteriormente realiza mapas mentales o conceptuales, analízalos y has lo mismo con dos o más libros del mismo tema, esto con la finalidad de despertar la lectura crítica. Lleva estos consejos a la práctica, recuerda que lo no practicado se olvida fácil. 

Otro punto importante de la lectura es que mejora tu toma de decisiones y tu resolución de problemas, toda la información que le vacías a tu cerebro no es en vano en algún momento la usarás, aprenderás de lo que le ha funcionado o no a los demás, tendrás ventajas competitivas con el resto de las personas al tener mayor información, serás una persona más crítica contigo y con la sociedad en la que vives, mejorarás tu memoria, tu concentración y ampliarás tu vocabulario. 

Si no sabes por dónde empezar aquí te compartimos seis libros que seguramente te van a gustar:

  1. Mañanas milagrosas – Hal Elrod 
  2. Libera tu magia – Elizabeth Gilbert
  3. Una educación – Tara Westover
  4. Como ganar amigos e influir sobre las personas – Dale Carnegie 
  5. Una vida sin límites – Nick Vujicic
  6. La bailarina de Auchwitz – Edith Eger

Y recuerda siempre esta frase de Albert Einstein:

“La mente que se abre a una idea jamás vuelve a su tamaño original”