-11 de noviembre, 20:30 horas, Auditorio del CCU en Puebla.

-Entrevista con Hernaldo Zúñiga.

POR MINO D’BLANC.

Fernando Delgadillo, Edgar Oceransky Y Hernaldo Zúñiga se presentarán juntos en Puebla con el espectáculo “Ruta 3”, en el que comparte cada uno lo mejor de su repertorio. La cita es este 11 de noviembre a las 20:30 horas en el majestuoso escenario del Auditorio del Complejo Cultural Universitario.

En una rueda de prensa celebrada en el “Café Galería Ámparo”, propiedad de la hija del doctor José Bolaños Azcue, de muy grata e histórica memoria, Hernaldo Zúñiga contestó a cada una de las preguntas que los representantes de los diferentes medios de comunicación le hicieron y también hasta interpretó la canción “Después de tantos años”.

El reconocido cantautor oriundo de Masaya, Nicaragua y de nacionalidad “artísticamente eterna” aprovechó para dar el pésame a las personas que perdieron a seres queridos en los sismos registrados en nuestro país y a la vez externó su dolor por las tragedias y el amor que siente por México.

Comentó también en esta rueda de prensa que este espectáculo surgió cuando su manager le comentó que un amigo en Monterrey, dueño de un lugar muy emblemático, estaba sufriendo un problema y que sería bueno hacer algo por él. Fue así como comenzó este camino en el que han llevado y seguirán llevando juntos sus mejores canciones.

Platicamos en entrevista exclusiva con el extraordinario artista creador de temas clásicos de la música en español como “Mentira”, “Procuro olvidarte”, “Cómo te va mi amor”, “No tengo más patria que tu corazón”, entre otras, gracias a las finas atenciones de los licenciados Arturo Taja, Williams Taja y Rodrigo San Martín López, de “Arta Producciones”.

MD’B: ¿Qué sucede con tres grandes compositores y cantantes cuando se juntan en un escenario?

HZ: Se trata de tres voluntades, tres identidades en un escenario. Lo que yo busco es una experiencia; no es nada más cantar una canción. Cada vez que entrego una canción lo hago con mis cinco sentidos, buscando convocar esa experiencia sensorial y emocional en la gente. Eso tiene un gran poder de imantación. Intuyo que probablemente de estas experiencias los tres vamos a salir con público que no teníamos antes. Este concepto tiene este encanto de las canciones en vivo en voz de cada uno de sus autores.

MD’B: ¿Cuáles son las canciones que vamos a escuchar de Hernaldo Zúñiga?

HZ: Hice una selección muy ponderada buscando cómo complacer a un público que conoce mi obra y también complacer a la gente que no las conozca; hice un balance. Sí están las canciones emblemáticas que es lo que espera oír mi público, más un muestreo de lo que es mi identidad como creador, como cantante.

MD’B: Después de tantos premios que has recibido por tus canciones, después de que eres un artista muy reconocido en todos los países de habla hispana y que has llegado muy lejos y seguro te falta muchísimo más por lograr, ¿a qué te conlleva todo esto?

HZ: Bueno, es nutrición para una carrera. Agradezco las palabras porque tienen la bondad de concederme un reconocimiento a mis logros que he conseguido a través de muchos años de trabajo, pero no es algo que tengo presente. Cómo te diría yo, olvido muy pronto los triunfos y los fracasos. No me instalo nunca en el auto regocijo o en el lamento cuando las

cosas no salen como quisiera uno. Siempre estoy en el inicio de las cosas y no en el final de las cosas. Algún día mi trayectoria tal vez deba empezar a vivir en una zona de confort administrando el pasado; nunca he tenido ese escalón, tal vez llegue a viejo sin tenerlo. Eso es nutrición, es abono a ese procedimiento de siempre comenzar y nunca pensar en terminar; nunca dar por concluido y si eso pasa, ni me entero. Siempre todos los proyectos los abordo como si tuviera 15 años.

MD’B: Después de 37 años de impecable trayectoria, ¿ya llegó la canción que siempre has buscado, después de tantos éxitos, después de tantas canciones, después de ser uno de los compositores que más interpretado sus canciones los artistas de música popular y de la muy popular también en Latinoamérica?

HZ: No lo había pensado, pero siempre tengo algunas canciones que las he sentido como un logro. A lo mejor no son canciones que entren en un repertorio popular, pero uno sabe cuando se ha logrado algo difícil, cuando he hecho concebir una obra muy buena o superior.

MD’B: ¿Cuáles son tus obras superiores, para tu punto de vista?

HZ: Eso no lo puedo responder, ni lo quiero pensar. Es como darle una bofetada al resto de “mis comadres” y déjalo para mi intimidad eso, si me permites. Doy claves en los conciertos cuando llego a cantar alguna de esas canciones, sin decirlo con la claridad con la que te acabo de mencionar, pero doy claves de que estoy a punto de cantar una de esas creencias.

MD’B: ¿Qué le aprendes a artistas como Fernando Delgadillo o Edgar Oceransky en este trayecto que llevan haciendo en estos conciertos?

HZ: Siempre aprendes cosas de los amigos, de los colegas; siempre aprendes cosas que a lo mejor no las razonas, pero mucho se aprende de lo que hay que hacer y también de lo que no hay hacer. Esta experiencia tiene más de gozo puro, de disfrute, que de aprendizaje y lo que haya quedado, yo pienso que se queda en un plano inconsciente, no lo intelectualizo, no lo incorporo de manera natural. Te aseguro que he aprendido muchas cosas.

MD’B: ¿Qué aprenden ellos de Hernaldo Zúñiga, no solamente hablando de tu gran calidad como compositor y cantante, sino también de tu gran calidad humana y sobretodo por la interacción que han tenido no solo en el escenario, sino también en los ensayos y en su relación de amigos?

HZ: La verdad desconozco porque eso sería como ponerme en los zapatos de ellos. Lo que está claro que siempre es conocer otras personas, conocer la otra edad te enriquece; a veces incluso en esa otra edad hay condiciones: no compartimos valores, sean morales, estéticos o talantes de cómo ves tu oficio, sin embargo yo creo que eso termina inexorablemente enriqueciendo nuestra experiencia.

MD’B: ¿Han pensado grabar este concierto para que la gente se lo quede como testimonial de historia musical, por lo que representan los tres artistas para la música en español?

HZ: Lo valoramos como una posibilidad, se planeó y como que se desistió esa idea; tuvo como un ciclo corto de vida. Ahora que lo mencionas, era y es una buena idea, pero conlleva también a una preparación logística y a una operación muy sofisticada. Yo he hecho tres álbumes en vivo y sí es hacer mucha chamba que no sé si tengamos el tiempo, la disposición y recursos, porque hay que tenerlos; pero bueno, es una opción que está abierta.

MD’B: Los acompaña un quinteto. ¿Cómo llegaron los músicos que los acompañan, cómo fue su elección para participar en este concierto?

HZ: El cuarteto es mi banda y el otro músico, que es el percusionista, es del lado de Oceransky.

MD’B: ¿Quién hizo los arreglos para este concierto?

HZ: Fue un trabajo colectivo de ellos con cada artista.

MD’B: ¿Qué tanto tiene que ver lo visual, la forma en que se visten, el juego de luces para este concierto?

HZ: La manera de vestir creo que nada, porque ni siquiera nos uniformamos, pero el diseño de luces también es de mi técnico, quien es una persona con muchísima trayectoria y con muy buen gusto; realmente logró un diseño para que la propuesta musical sea muy bien coloreada.

MD’B: ¿Cuántas canciones va a interpretar cada uno?

HZ: Son 6 o 7 canciones de cada uno. Luego hay 6 canciones divididas en dos, dos y dos, mostrándonos, cambian cada noche, y luego terminamos cantando juntos la canción de Fernando Delgadillo titulada “Hoy hace un buen día”. Cuando hacemos la sección de dos, dos y dos, es como si estuvieras en la sala de tu hogar y dijeras: “te voy a mostrar esta rola y él te contesta: yo voy a cantar esta”. Es como lo que llaman aquí en México, “una bohemiada casera”.

MD’B: ¿Por qué el público en general tiene que disfrutar de “Ruta Tres” con Fernando Delgadillo, Edgar Oceransky y Hernaldo Zúñiga?

HZ: Yo creo que la idea de reunir tres trayectorias aunque sean disímiles, pero que tienen un común, es una buena oportunidad única. Si yo fuera público, yo acudiría. Me gustaría ver a estos tres juntos en un concierto que difícilmente se volverá a dar.

Nadie se puede perder este concierto de carácter “histórico musical” en donde tres grandes de la balada y el canto nuevo en español comparten el mismo escenario.