Luego de que el martes tres estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) sufrieran un asalto en las inmediaciones de Ciudad Universitaria, se prevén mejoras en la coordinación con el Gobierno.

El rector Alfonso Esparza Ortiz explicó que una de las medidas que se tomarán será el cruce de información de las cámaras con las que cuenta la universidad y las que se han colocado en vías públicas cercanas a sus instalaciones.

“Que se pueda detectar de forma más oportuna este tipo de acciones”, dijo durante la inauguración de remodelaciones al Edificio Arronte.

Dentro de la BUAP, comentó, se ha implementado para atender riesgos de este tipo, el programa Camino Seguro, de acompañamiento al transporte público, sin embargo reconocen que este es un problema que afecta otras partes de la Ciudad.

El rector también habló sobre avances en el tema de la desaparición de la alumna Adriana Morales de Florencio en la isla holandesa Bonnaire y de los apoyos que ya recibió su familia.

Dado que la empresa de cruceros donde la joven trabaja ya se ha hecho cargo de facilitarles trámites de relaciones exteriores y el viaje a la isla, dijo, descartan algún apoyo económico desde la universidad.

“Está haciéndose cargo de los gastos para que puedan ellos ir al lugar donde se dio la desaparición y puedan estar más tranquilos”, comentó.

Con la remodelación del Edificio Arronte, en donde se invirtieron más de 63 millones de pesos, dijo por otro lado, se avanza con la aportación de la BUAP para redensificar el Centro Histórico, al emplear inmuebles en desuso.

 

 

Texto publicado originalmente en: e-consulta