Última parte

Los estragos del morenovallismo

Eduardo Sánchez

Uno de los símbolos que más llamaron la atención durante el sexenio de Rafael Moreno Valle y que seguramente perdurarán durante varios años, son las llamadas megaobras que el entonces gobernador llevó a cabo para hacer crecer la inversión y generar ingresos en el estado. Entre estas edificaciones podemos destacar cinco que fueron auditadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y en las que se detectaron irregularidades; obras que se construyeron en la opacidad con pasivos por más de 47 mil millones de pesos.

DEUDAS PARA PUEBLA

 El segundo piso de la Autopista México-Puebla, cuya inversión por los 13.3 kilómetros que lo conforman ascendió a 10,500 mdp y que entró en operaciones durante 2016, fue reportado sin proyecto ejecutivo autorizado; además, no se respetó el costo del peaje que se estableció en el contrato con la concesionaria OHL-Pinfra, de 44 pesos. La opción del piso elevado fue la más cara de las opciones contempladas y de las cuales el Gobierno Federal pagó 4 mil 500 millones de pesos, a pesar de haber prometido 5 mil millones. En 2012, la Cámara de Diputados aprobó en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del siguiente año una partida de 43 millones de pesos para un estudio de preinversión para el Viaducto Elevado de Puebla, aunque jamás se realizó. Por otro lado, como ya mencionamos, la construcción del Museo Internacional Barroco había despertado varias dudas, y tras la auditoría, se reveló que el gobierno de Moreno Valle estableció un pago anual por 269 mdp a la empresa Peninsular Compañía Constructora, propiedad de la familia Hank Rhon, durante un periodo de más 23 años cuando en realidad el pago se había fijado en 169 mdp. Aunado a esto, se dio un pago adelantado a la constructora por 307.9 mdp. La magistral jugada de Moreno Valle comenzó cuando, para garantizar el pago anual por los siguientes 23 años, comprometió los ingresos del Impuesto Sobre Nómina (ISN) durante los próximos 50 años, estos recursos son administrados por un fideicomiso manejado por la empresa Evercore, propiedad del ex secretario de Hacienda, Pedro Aspe. De acuerdo con Mexicanos contra la Corrupción, un Organismo No Gubernamental (ONG), esta acción hace que sea imposible transparentar los gastos de la obra, esta treta se repitió con otros edificios como el Centro Integral de Servicios (CIS) y Audi.

ESPIONAJE

En 2017 se dio a conocer un sistema de espionaje por medio del cual se intervinieron conversaciones de varios funcionarios públicos, incluyendo al ex presidente Enrique Peña Nieto desde 2014. En la lista de los políticos espiados se encuentra Miguel Ángel Osorio Chong (Gobernación), del 25 de febrero de 2014 al 29 de octubre de 2015; José Antonio Meade, del 12 de julio de 2014 al 25 de mayo de 2015, como secretario de Relaciones Exteriores; Luis Videgaray (Hacienda), del 26 de marzo de 2014 al 3 de junio de 2015, y Rosario Robles, del 19 de marzo de 2014 al 12 de marzo de 2016, como titular de la Secretaría de Desarrollo Social, además de Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón. Esta fue una de las más grandes polémicas que tuvo Moreno Valle en su vertiginosa carrera política y que se develó durante el último año de su administración. Un claro golpe para tratar de debilitar al panista quien, meses después, anunciaría su interés por la carrera a la silla presidencial.

FALLA EN SU CAMINO A LA PRESIDENCIA

 Es innegable la transformación que el político poblano realizó en el estado, ya sea a costa de aumentar la deuda pública que durante su primer año había logrado reducir o de querer impulsar las inversiones y atraer el turismo para la derrama económica de la región. Gracias a esto, comenzó una campaña para promocionar su nombre por todo el país. Logrando evadir las restricciones del INE para la promoción de políticos en su camino a la Presidencia de la República, Moreno Valle publicó un libro biográfico que distribuyó a lo largo y ancho del país. Por casi tres años y en lo que encargaba la gubernatura a Antonio Gali Fayad, recorrió México, pintó bardas y colocó anuncios en el Centro de México, colocó espectaculares en varios estados, derramando cientos de millones de pesos que fueron vinculados al lavado de 50 millones de pesos que realizó el ex tesorero de Quintana Roo, Juan Melquiades Vergara, según denunció la ex diputada federal panista Violeta Lagunes.

Sin embargo, esto no fue suficiente para quitar del camino a Ricardo Anaya, un político joven y que, de acuerdo con el CEN del PAN, una mejor opción para la contienda por la presidencia, aunque todos sabemos cómo terminó esa historia. Moreno Valle tuvo que reacomodar sus objetivos y logró una senaduría por la vía plurinominal. Una vez en la Cámara Alta, fue nombrado coordinador parlamentario del PAN, desde ahí mostró su poderío al dar el primer golpe al presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando logró revirar la iniciativa presidencial de reducir los sueldos a los altos mandos de los tres poderes de la Unión. Esto le servía de antesala para planes más grandes y era un secreto a voces su intención de volver a competir por la presidencia en 2024. De manera trágica e inesperada, su muerte llegó el pasado 24 de diciembre con el desplome de su helicóptero en inmediaciones del municipio de Coronango y que, a más de un mes del incidente, no se han tenido avances sobre las causas del siniestro que también cobraron la vida de su esposa, la ex gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo. Rafael Moreno Valle fue uno de los políticos poblanos más destacables durante la última década y que, de acuerdo con una encuesta de El Universal, es considerado uno de los mejores gobernadores del Estado, dejando una huella incomparable dentro de la política y la sociedad poblana. EPD

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.