Por: Eduardo Sánchez

Durante el primer cuatrimestre del año, Puebla ha logrado mantenerse como una de las entidades con menos casos de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) a pesar de los drásticos cambios climáticos que se han presentado en las últimas semanas. En el mes de enero, la Secretaría de Salud del Estado reportó que la entidad logró colocarse en el lugar 23 del país con menos infecciones respiratorias, asimismo, registró una reducción del 11 por ciento en comparación con el año pasado, mientras que, a nivel nacional, aporta el 4.6 por ciento de casos totales. Para el mes de abril y de acuerdo con cifras de la Dirección General de Epidemiología, Puebla cuenta con 343 casos por cada 100 mil habitantes. Esta cifra representa una reducción en el número de enfermedades reportadas en enero y coloca al estado dentro del ranking nacional de padecimientos en el lugar número 21. De acuerdo con el informe epidemiológico de la semana 10 a la 14, con corte al 20 de abril, Puebla pasó de 446 a 343 casos, y es uno de los 11 estados que se mantienen en focos verdes en los reportes de IRA. A nivel nacional, las entidades más afectadas durante la semana epidemiológica fueron: Aguascalientes (807.8 casos) y Zacatecas (784.6). Seguidas por las entidades de: Baja California Sur (672.2), Colima (585.2), Yucatán (556), Nayarit (544.3), Tamaulipas (537.5), Durango (536), Tlaxcala (533.8) y Sinaloa (525.4). Mientras que las entidades federativas que presentaron el menor decremento de casos de IRA con respecto a la semana anterior fueron: Chiapas, con una reducción de 26.2 por ciento de los casos; Guerrero con 21.1 por ciento; y Zacatecas con 19.6 por ciento.

Además, hasta la presente semana, los casos notificados de IRA en México se mantienen en un rango seguro al no sobrepasar los 500 mil, asimismo, se reportó un decremento en los casos de incidencia en comparación con el mismo periodo de 2017. El médico Arnoldo Rosales Ochoa señaló que son niños menores de 8 años y adultos mayores los más propensos a contagiarse de alguna infección respiratoria, esto, debido a sus bajas defensas, por lo que deben tomar más precauciones para no poner en riesgo su vida. “Podemos decir que hay un aumento significativo de enfermedades respiratorias derivado del frío, pero, además, de la atención médica, es importante la prevención en casa, que se abriguen y tomen muchos líquidos y frutas cítricas”, declaró. Por su parte, la Secretaría de Salud del Estado recomienda, en caso de presentar síntomas como malestar corporal general, dificultad para respirar, congestionamiento y escurrimiento nasal o fiebre mayor a los 38 grados centí- grados, no automedicarse y acudir de inmediato al Centro de Salud más cercano para recibir atención y el tratamiento médico correspondiente. Las infecciones respiratorias agudas y daños en la piel, son sólo algunos de los múltiples afectos negativos en la salud que provoca la contaminación ambiental, advirtieron especialistas.

A nivel mundial una de cada nueve muertes se debe a la contaminación atmosférica al incidir en el desarrollo de cáncer pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o accidentes cerebrovasculares como cardiopatías isquémicas. Los niños corren mayor riesgo y, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos la mitad de decesos de menores de cinco años se debe a infecciones agudas en vías respiratorias. La jefa de la División de Medicina del Hospital Juárez de México, María Isabel Rojo Gutiérrez, dijo en entrevista con Exclusivas Puebla, que la contaminación provoca inflamación en las vías respiratorias y las vuelve más receptivas. “La contaminación tiene múltiples sustancias en su contenido como el ozono y dióxido de carbono, entre otras partículas que provocan malestares como inflamación de vías aéreas (parte superior del aparato respiratorio); esto genera que el organismo sea más receptivo a que penetren diferentes sustancias”, detalló. Esto, precisó, genera alergias que pueden perjudicar la salud de la población, viéndose más vulnerable los pacientes con asma. Agregó que aumenta el riesgo de ocasionar problemas respiratorios, si es una persona con asma o si es fumador.