Hablar de Puebla automáticamente nos remite a su tradicional cocina, a las maravillas de un mole, sus chiles en nogada o sus cemitas, entre otras muchas deliciads. Pero más allá del aspecto culinario, es un estado que presume uno de los mejores  -y más escondidos- destinos turísticos de todo el territorio nacional: Cuetzalan.

Los secretos que oculta la selva de PueblaLos secretos que oculta la selva de Puebla
POR: Redacción Última actualización: 17-03-2017
Redacción

Redacción | Colaborador

¡Millennials uníos!

Hablar de Puebla automáticamente nos remite a su tradicional cocina, a las maravillas de un mole, sus chiles en nogada o sus cemitas, entre otras muchas deliciads. Pero más allá del aspecto culinario, es un estado que presume uno de los mejores  -y más escondidos- destinos turísticos de todo el territorio nacional: Cuetzalan.

Oficialmente reconocido por la Secretaría de Turismo como Pueblo Mágico, Cuetzalan se levanta entre una vegetación colosal, casi selvática, y sus empedradas y empinadas calles, el blanco de sus casas, los techos de teja y una predominante humedad se conjuntan para provocar esa sensación de misterio que lo caracteriza.

Es un pueblo tanto para quienes buscan paz y relajación, como para aquellos que posean espíritu de aventura.

Por ejemplo, las personas de perfil tradicional podrán caminar por la gran plaza principal o por el tianguis dominical, tomar fotografías de los sitios más pintorescos o dejarse seducir por el aromático café.

Por su parte, los más osados podrán nadar en aguas cristalinas bajo una cascada en medio de la selva o adentrarse en las grutas cercanas al pueblo. Incluso visitar una espectacular zona arqueológica, Yohualichan,  con sus pirámides que recuerdan a Tajín, y que sugieren que fueron edificadas por los mismos grupos otomíes y totonacas.

Los tejidos son la artesanía principal de Cuetzalan y entre ellos destacan los elaborados con hilos de algodón y de gasa, así como las prendas fabricadas en telar de cintura.

Pedro Martín, gran exponente de la técnica artesana de la región, ha creado un sillón estilo Louis XVI,  de estructura maciza ensamblada por muescas y espigas, y forrado con tela fabricada en la antiquísima técnica del telar de cintura.

La creación de Martín formará parte de “L´artesania de vivir”, exhibición de arte popular y diseño que se presentará del 7 de abril al 8 de mayo en el Museo Barroco de Puebla, y del 15 de mayo al 1 de julio en el Centro Cultural San Pablo de Oaxaca.

Con “L´artesania de vivir” experimentarás un acercamiento a la cultura de todo un estado, y te incitará a un viaje a uno de los secretos mejor guardados de Puebla:  Cuetzalan.

Texto publicado originalmente en: SwaggerMX