Exclusivas Puebla

 

Uno de los morenovallistas que volvieron a aparecer en la esfera política es el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal y sobrino del ex gobernador poblano, Melquiades Morales, Jesús Morales Rodríguez, pues ahora busca ser diputado federal por el Distrito 7, con cabecera en Tepeaca.

Sin embargo, se debe tener poca memoria para no recordar las alarmantes cifras que dejó en el Estado o los escándalos que lo rodearon cuando fungió como titular de la SSP y atreverse a buscar ahora una curul en la Cámara de Diputados.

Fue en diciembre de 2020 cuando dejó el cargo, empero, el único logro que pregonó con bombo y platillo fue el de subir a Puebla 3 peldaños en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, pues cuando arribó al cargo, la entidad se encontraba en el 25 y, al dejar salir, llegó al 22.

Empero, los resultados deficientes que fueron señalados durante su gestión, en su momento, se exhibieron por diversos medios poblanos, pues la tasa delictiva y criminal logró rebasarlo.

 

LAS LAMENTABLES CIFRAS EN “SEGURIDAD”

 

En 2017, en Puebla ocurrieron 1,085 (mil ochenta y cinco) homicidios dolosos, esto, aunado a que el Sistema Nacional de Seguridad Pública colocó en 2018 a Puebla en el lugar 15 en feminicidios, quedando lejos de las cifras ideales esperadas.

Asimismo, respecto a las cifras de mujeres víctimas de lesiones dolosas, logró alcanzar las 530, colocando a Puebla en la posición 20 a nivel nacional, además de que las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia hacia las mujeres llegaron a las 6 mil 581.

 

EL HUACHICOL, UN PROBLEMA QUE NUNCA PUDO COMBATIR

 

Por su parte, en todo el Estado, Petróleos Mexicanos reportó un aumento del 70% en las tomas clandestinas de hidrocarburo entre enero y julio de 2018.

Lo anterior quiere decir que, en el mismo periodo de 2017, se registraron 776 tomas clandestinas, mientras que para el siguiente año las cifras alcanzarían las 1,318.

Todos estos datos fueron ocultados en su momento por Morales Rodríguez y su séquito de “seguridad” que debían enfocarse en la seguridad de los poblanos, empero, sólo se limitaba a decir que “todo iba bien”, dejando en segundo plano todos los problemas antes mencionados.

SEÑALAN EL FRACASO EN SU MODELO DE SEGURIDAD

 

Durante las comparecencias del 3 de diciembre de 2018, del entonces secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez, como parte de la glosa del Informe de Gobierno del titular del Poder Ejecutivo, los diputados cuestionaron el incremento en los índices de inseguridad en la entidad, de la delincuencia organizada, en el robo de hidrocarburos, así como el retiro de efectivos de seguridad en los municipios y la falta de capacitación con las que operaba la Policía Estatal, pese a que la SSP había recibido un presupuesto de 2 mil 305 millones de pesos.

El que en su momento fue presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, José Juan Espinosa Torres, aseguró que “el modelo de seguridad pública fracasó y está a la vista de todos porque la Secretaría de Seguridad Pública recibió un presupuesto de 2 mil 305 millones de pesos”.

Incluso, el mismo Jesús Morales reconoció que existieron muchos retos en materia de seguridad en Puebla, por lo que “no se puede tapar el sol con un dedo”, incluso, se escudó en que Puebla comenzó a trabajar con el modelo de seguridad instruido por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Asimismo, el diputado Gabriel Biestro Medinilla cuestionó sobre el retiro de efectivos estatales de seguridad en el Municipio de Chalchicomula de Sesma en julio de 2020, dejando a sólo 13 policías para atender a 50 mil habitantes, a lo que Jesús Morales, fiel a las mentiras, aseguró que el retiro de los efectivos obedeció a una solicitud del presidente municipal, sin embargo, en ese momento fue exhibido, al ser una absoluta mentira.

DESDE UN ESCRITORIO, GANANDO 3 VECES MÁS QUE UN POLICÍA

 

Durante la misma comparecencia, la diputada María del Carmen Cabrera Camacho exigió respuestas concretas y no discursos demagogos, vacíos en su contenido y en sus resultados, “aun creen que la población no se da cuenta de la realidad en la que viven las y los poblanos en comunidades y municipios, que dista mucho de aquellos que viven detrás de un escritorio, en un mundo irreal y con muchos beneficios por ser parte de un grupo exclusivo en el Estado de Puebla”, esto, ante el sueldo que recibía el entonces secretario, mismo que ascendía a los 80 mil pesos, mientras que un policía acreditado sólo llegaba hasta los 20 mil.

Finalmente, entre otros temas Jesús Morales también aceptó que la zona de San Martín Texmelucan registra graves problema en el robo de hidrocarburo y en la generación de violencia, dejando la promesa vacía de trabajar en ello.

 

VÍNCULOS CERCANOS CON “LA HERMANDAD”

 

Durante varios años -desde la administración de Mario Marín-, existió un subgrupo policial señalado por ser altamente corrupto y hacer de la Policía Estatal su asidero de operaciones, conocido como “La Hermandad”.

En junio de 2020, las investigaciones en contra de este grupo se intensificaron y muchos nombres relacionados a este subgrupo salieron a la luz, entre ellos el de Jesús Morales.

Este grupo se caracterizaba por el cobro de cuotas, extorsiones, venta de plazas, concesiones falsas, entre muchas otras, mismas que se mantuvieron pese a los cambios de administración y de partidos en el Poder Ejecutivo poblano.

Cuando Jesús Morales arriba a la SSP, coloca a Alejandro Ramírez Ulloa como sub director de operaciones de la Dirección de Vialidad, hecho que le permitió a La Hermandad retomar terreno dentro de la Secretaría, pues éste sería uno de sus líderes.

En febrero de ese año, Jesús Morales Rodríguez fue nombrado secretario de Seguridad Pública, hasta finales de 2018.

“Con Jesús Morales terminó ese veto, ya que le está abriendo las puertas de la SSP a la gente de la Hermandad (…) Algunos conocedores del tema dicen que se podría tratar de un acuerdo entre el titular de la SSP y Adolfo Karam”, afirmó el periodista Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatán, en marzo de 2017.

 

BARBOSA ASEGURA INVESTIGACIONES Y APLICACIÓN DE LA LEY CONTRA MORALES

 

En enero pasado, el gobernador del Estado, Miguel Barbosa Huerta, aseguró que conoce todas las fechorías que Jesús Morales realizó durante su paso por la SSP, por lo que aseguró que habrá investigaciones al respecto y, en su defecto, las denuncias correspondientes para que se le aplique todo el peso de la ley a este personaje.

Asimismo, aseveró que su participación durante los hechos violentos en la jornada electoral de 2018 no pasó desapercibida, además de todos los demás morenovallistas implicados.

“Al señor Morales no lo conozco, conozco de sus travesuras y créanme que se aplicará la ley, más allá de la candidatura, porque en lo que estuvo metido el señor Morales no es menor”, sentenció.

Ahora, el responsable de que Puebla permaneciera hundida en la inseguridad busca un cargo de elección popular, como si los poblanos no recordaran su desastroso paso y nulos resultados en materia de seguridad.