Dejó el cargo después de que hace un par de meses el presidente anunció que se le estaba investigando por presunto conflicto de intereses

INfobae

Guillermo García Alcocer anunció este lunes su renuncia a la presidencia de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de México por discrepancias con los nuevos integrantes del organismo y tras meses de choque con el presidente Andrés Manuel López Obrador. A través de la cuenta de Twitter de la CRE el funcionario, quien llevaba tres años en el cargo, renunció indicando que dejará la institución el próximo 15 de junio. En una carta dirigida a la opinión pública explicó que se marcha porque “la máxima instancia de toma de decisiones de la Comisión tiene hoy una composición con una visión mayoritariamente diferente” a la suya. “Les deseo suerte a mis colegas comisionados, quienes tendrán la oportunidad de instrumentar una nueva visión regulatoria que, si bien es distinta la promovida durante mi gestión, espero rinda buenas cuentas a la sociedad”, señaló García Alcocer en su carta. Asimismo, indicó que quiere “permitir que el sector se siga desarrollando, con los ajustes que se requieran a partir de esta nueva visión para que se alcance el objetivo común: un sector energético dinámico, con participantes públicos y privados, que siente la base para el desarrollo nacional”.

“CONFLICTO DE INTERÉS”

 A inicios del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder el pasado 1 de diciembre de 2018, García Alcocer se vio envuelto en una polémica con el presidente tras criticar las ternas que propuso para ser parte del pleno del órgano regulador. En febrero, López Obrador anunció que su gobierno investigaba a Alcocer por considerar que había un “conflicto de interés” porque el titular de la CRE tenía familiares que trabajaban en el sector. La investigación contempló esclarecer todos los vínculos de los familiares del investigado con empresas del sector energético, además de sospechas de defraudación fiscal y lavado de dinero, dijo Santiago Nieto, jefe de la unidad de inteligencia financiera de la secretaría de Hacienda. López Obrador dijo que funcionarios de reguladores están subordinados “a la política de privatizaciones” y que, en el caso de la CRE, mantenían relaciones con beneficiarios de contratos otorgados por la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la petrolera Pemex.