Las mil 800 gasolinerías del grupo G500, el más grande del país, anunció que podría cerrar temporalmente debido a la ola de protestas en todo el país.

En conferencia de prensa, el director y presidente del grupo, Antonio Caballero y Fernández, dijo que hasta el momento 50 estaciones cerraron interminentemente porque se han presentado situaciones de peligro para los despachadores y saqueos.

Quema de llantas o extracciones de combustible sin equipo adecuado, ponen en peligro a los trabajadores, ciudadanos y a los propios manifestantes.

“No queremos ni vamos a ser responsables de las afectaciones que pueda haber, más allá de los heridos que hemos tenido. Estamos anunciando que a partir del día de mañana a las 12 si no tenemos condiciones de seguridad vamos a iniciar cierres por zonas y si es necesario cerraremos todas donde hayamos tenido estas amenazas”, señaló el directivo.

Aunque las manifestaciones en su mayoría son pacíficas, según admitió, los actos vandálicos los obliga a estar alerta.

En todo el país, cientos de manifestantes se han hecho presentes en vialidades, carreteras, gasolineras, la Secretaría de Hacienda, entre otros sitios para manifestar su rechazo al aumento de las gasolinas que fue de entre 15 y 20 por ciento.

Texto publicado originalmente en: Regeneración