La ciudad maya de Guatemala alberga restos teotihuacanos que, en opinión de expertos, pertenecían a personas familiarizadas a Teotihuacan

 

Odemaris González

 

En una de las áreas de la ciudad maya de Tikal, en Guatemala, se encuentra un complejo parecido a la ciudad prehispánica de Teotihuacan, el cual se ubica  a más de 900 kilómetros de distancia de la Ciudad de México.

Edwin Román Ramírez, arqueólogo de la Fundación para el Patrimonio Cultural y Natural Maya, y compañeros investigadores, comentaron que se encontraron armas de estilo teotihuacano, algunas estaban fabricadas con obsidiana verde del centro de México, quemadores de incienso, esculturas del Dios de Lluvia de Teotihuacan, además de un entierro que incluye ofrendas de estilo teotihuacano en la pirámide encontrada, además de un patio cerrado y dos edificios cercanos.

Los objetos de cerámica encontrados dentro de la pirámide datan del año 300 d. C., antes de que Teotihuacan invadiera Tikal en el 378 d. C. Román Ramírez comentó a la revista Archeology (del Archeological Intitute of America): “No podemos decir con certeza que las personas que construyeron esto fueran de Teotihuacan. (…) Pero, ciertamente, eran personas que estaban muy familiarizadas con su cultura y tradiciones”.

Análisis realizados a los restos humanos que recuperaron del lugar, podrían patentizar sus orígenes, inclusive se ha descubierto en la antigua Teotihuacan un complejo maya de élite, en los que sus murales habían sido destrozados y enterrados. Los investigadores incitan que los descubrimientos pertenecen a embajadas con diplomáticos en ambas ciudades antes de la invasión.