Muy Interesante

Un depredador prehistórico, un dinosaurio pequeño, con brazos cortos, bípedo y cuyo peso del cuerpo se sostiene en el dedo central de los pies, fue encontrado por un grupo de paleontólogos, en el municipio de Cruzeiro do Oeste, Paraná. Un ejemplar único en el mundo El descubrimiento del fósil se anunció en una rueda de prensa como resultado de investigaciones realizadas por la Universidad Estatal de Maringá (UEM), la Universidad de São Paulo (USP) y el Museo Paleontológico de Cruzeiro do Oeste. Se trata del Vespersaurus paranaensis, un animal que habría vivido hace 90 millones de años en el periodo Cretáceo en la zona del actual Brasil. El animal era un carnívoro de tamaño reducido, el cual era de la misma clase del Tiranosaurio y el Velociraptor; es decir, era un terópodo, de acuerdo con la reconstrucción que se hizo de su apariencia. Nombrada “Vespersaurus paranaensis”, a partir de la palabra “vesper”, que se refiere a oeste o atardecer en latín, por la ciudad donde se descubrió el fósil. Medía poco más de 1.5 metros, contaba con cuerpo alargado y brazo pequeños; además de poderosas extremidades inferiores con afiladas garras. Este ejemplar es considerado único en el mundo. El estudio del primer dinosaurio «100% Paraná», se publicó en la revista Scientific Reports.

 PARECIDO AL VELOCIRAPTOR PERO NO EMPARENTADO

 Aunque en un primer vistazo se le pueda relacionar con el Velociraptor, debido a su apariencia; Max Langer, líder del estudio y profesor de la Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras de la universidad de Sao Paulo, señala que en realidad no hay un vínculo sanguíneo con los conocidos carnívoros, más allá de ser parte de la misma especie. En 1970 se encontraron una serie de huellas en la misma localidad y ahora éstas corresponden al depredador prehistórico extinto. «Es increíble que, casi 50 años después, parece que hemos descubierto qué tipo de dinosaurio habría producido esas huellas enigmáticas», señaló Paulo Manzig del Museo de Paleontología de Cruzeiro do Oeste. El descubrimiento demuestra que los dinosaurios habitaron el lugar al menos 30 millones de años antes de la extinción de las grandes especies, cuando aquella región era un desierto.