Jesús Lemus/Eduardo Sánchez

Gonzalo Juárez Méndez recibió un revés jurídico y el Juzgado Quinto de Distrito ordenó que fuera relevado como dirigente del Sindicato Benito Juárez del Ayuntamiento de Puebla, posición que será para Susana Vidal Romero, con base en el dictamen. La decisión del juzgado implica que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje otorgue en los siguientes días la toma de nota a Susana Vidal, como la dirigente de los sindicalizados en el Ayuntamiento de Puebla. De acuerdo con Susana Vidal, desde inicios de año se realizó la destitución de Gonzalo, pero el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del municipio de Puebla se negó a realizar la toma de nota.

“En complicidad con la administración actual ha ejercido hostigamiento y discriminación laboral, al mismo tiempo que amenazas y represión”, declaró Susana Vidal. El argumento legal para destituir a Gonzalo Juárez fue que en enero pasado se realizó una asamblea para quitarlo del cargo, la cual tuvo quorum y fue certificada ante notario público en su momento. Con base en la asamblea del mes citado, Juárez Méndez tuvo 10 días para defenderse de su revocación, pero jamás se amparó y siguió ostentándose como líder sindical hasta este domingo, cuando por fin se le quitará la toma de nota. La resolución del Juez Quinto de Distrito fija que Susana Vidal Romero tiene condiciones de ser la nueva líder sindical y con ello representar a un poco más de mil 800 trabajadores del Ayuntamiento de Puebla. Gonzalo Juárez arribó al liderazgo del sindicato con mil 500 votos a favor, sin embargo, nunca fue visto como un líder e inclusive abusó de su puesto al pedir trato especial a los trabajadores y al amasar pequeñas fortunas de pago de cuotas que exigía a los agremiados. Con apoyo de políticos, logró consolidar una candidatura el año pasado para buscar la alcaldía, aunque a un mes de comenzar el proceso decidió declinar y enfocar su trabajo a otro candidato. Tras verse derrotado políticamente, regresó al cargo de secretario general del Sindicato Benito Juárez del Ayuntamiento de Puebla, donde recibió una serie de críticas por no proteger los derechos laborales. Incluso, trabajadores del Ayuntamiento de Puebla, que fueron abandonados laboralmente por Gonzalo Juárez, recriminaron su regreso como líder sindical, además de señalarlo como una imposición del morenovallismo, así como de estar protegido por la presidenta Claudia Rivera Vivanco.