En el municipio de Tepeyahualco de Hidalgo, en el oriente de Puebla, se encuentra los axalapascos, enormes cuerpos de agua de varios kilómetros de diámetro que se forman en las montañas volcánicas de cima plana, tras las explosiones de material ígneo y la erosión natural de los cráteres.

Uno de estos axalapascos es la laguna de Alchichica. Esta se ubica entre las faldas del Citlaltépetl y la Malinche

Tiene más de dos kilómetros de diámetro y una profundidad de 35 metros; sus aguas son frías y van del color azul turquesa al negro.

Durante muchos años los pobladores antiguos creyeron que la Laguna de Alchichica estaba conectada con el mar, justo por su salinidad.

Existen varias leyendas en torno a esta laguna, las cuales hablan de que sus aguas cristalinas son habitadas por sirenas de cabellos plateados. Un testigo afirma que, mientras descansaba en el paraje, comenzó a escuchar un zumbido intenso, como si se tratase de un enjambre de abejas, y que dicho ruido aumentó hasta llegar a ser ensordecedor. De pronto sintió un impulso inexplicable de girar el rostro hacia el cielo. En ese momento vio un objeto que “volaba y vibraba” encima de él para después sumergirse en el agua y desaparecer.

Con información de: Unión Puebla

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.