Una mujer, que responde al nombre de Cármen Vásquez, fue sentenciada a 30 años de prisión en una cárcel salvadoreña por haber dado a luz a un hijo muerto. Autoridades de ese país ratificaron el miércoles la condena contra Vásquez pues, aseguran, se practicó un aborto cuando su hijo estaba a punto de nacer. Organizaciones piden a El Salvador liberar a Vásquez pues “es una injusticia la sentencia que se le dio”.

 

De acuerdo con Cármen, el Calvario inició en 2008 cuando se encontraba en su apartamento y comenzó a sentir dolores de parto; posteriormente, llamó a los servicios de emergencia quienes, al no llegar a tiempo, encontraron a una desmayada Cármen y al cadáver de su bebé. La policía de El Salvador inició una investigación contra la madre por haber, supuestamente, provocado el aborto.

 

En El Salvador, diversas organizaciones buscan que el gobierno despenalice el aborto pues cientos de mujeres en ese país son enviadas a prisión cada año por ser partícipes de esta práctica.

Texto publicado originalmente por: Adn40