Jesús Lemus

La bancada de Morena empezará a revisar la reforma aprobada en Oaxaca, con el fin de ver si puede replicarse en Puebla, para evitar la venta de comida chatarra y bebidas azucaradas a los menores de edad.
Así lo declaró la diputada local de esta fuerza política, Vianey García Romero, quien celebró este paso histórico en Oaxaca, que sirve de ejemplo para el resto de los estados con el fin de abatir el problema de obesidad y otras enfermedades en los menores de edad.
Añadió que su equipo jurídico empezó a revisar la reciente reforma de ley avalada, para ver si esta puede impulsarse en el Congreso de Puebla y bajo qué términos, tomando en cuenta que la LX Legislatura tiene un año para sacar adelante este trabajo.
Sobre las propuestas manejadas a nivel federal para subir impuestos a bebidas azucaradas y comida chatarra para abatir la obesidad, consideró que es una medida poco eficiente, que a largo plazo no generará los resultados esperados.
“Es un paso importante, que por eso pedí al equipo jurídico revise esta iniciativa y ver si hay las condiciones de poder replicarla en el estado de Puebla (…) Subir nada más los impuestos a la comida chatarra y refrescos no es una medida final, la cual debe basarse en un estudio desde la federación”.
Dijo que este análisis no puede tomarse a la ligera, pues al dejar de vender estos productos, no solo se afecta a las grandes empresas, sino también a los pequeños comercios que fuera de las escuelas, venden comida chatarra y refrescos, que podrían sustituirlos por algo más nutritivo.