Milenio 

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostendrán al mediodía de este lunes una reunión virtual para hablar de “la visión y los objetivos compartidos de la agenda bilateral”, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En el tema migratorio, el presidente mexicano sostuvo que buscará llegar a un acuerdo sobre con el mandatario Joe Biden para que los mexicanos puedan trabajar legalmente en Estados Unidos, asegurando que la mano de obra de los connacionales es muy importante para el desarrollo económico comercial de América del Norte.

El mandatario enfatizó que este día remarcará la importancia de los mexicanos en Estados Unidos. Buscará que el presidente estadunidense reconozca la importancia de la mano de obra mexicana para crecer y producir, lo que, a su vez, influirá en las decisiones que se tomen sobre la migración. “Vamos mejor ordenando el flujo migratorio, legalizándolo, que se protejan los derechos humanos”, declaró.

“Según mis cuentas, la economía estadunidense va a necesitar entre 600 mil u 800 mil trabajadores mexicanos por año, que no los tiene, a pesar de robotización y los avances tecnológicos. Es mejor que lleguemos a un buen acuerdo. “Si no se tiene mano de obra mexicana ¿cómo se garantiza el incremento de la producción en Estados Unidos? Vamos por eso proponiendo un acuerdo, desde luego lo principal, lo fundamental, es que nosotros nos desarrollemos”, comentó.

“Vamos a tratar este asunto, es a ver, ustedes van a necesitar para crecer, para producir, trabajadores mexicanos y centroamericanos, vamos mejor ordenando el flujo migratorio, legalizándolo para darle garantía a los trabajadores que no arriesgan su vida, que se protegen los derechos humanos”, comentó.

López Obrador comparó el programa de braceros mexicanos que se promovió durante la década de los 40 del siglo pasado, para que trabajadores mexicanos laboraran en el campo de Estados Unidos mientras los estadunidenses iban a la guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo resaltó que su gobierno continuará trabajando para atender las causas principales de la migración y evitar que los ciudadanos tengan que dejar sus hogares, su familia y su cultura, “que los mexicanos puedan trabajar y ser felices donde nacieron”, apuntó.

“Pero, si hay quienes, no por necesidad, sino quieran ir a buscar a otras partes, a Estados Unidos, que lo puedan hacer, pero por la vía legal, mediante un acuerdo con el gobierno estadunidense, es de las cosas que queremos plantear en esta reunión del lunes”, advirtió.

En un comunicado, la Cancillería dio a conocer que en la reunión virtual “se abordarán los mecanismos de cooperación para atender las causas estructurales de la migración en el norte de Centroamérica y el sur de México”.

Además del tema de la pandemia “las áreas de oportunidad que presenta el TMEC hacia una recuperación económica sostenible y más igualitaria en Norteamérica”, afirmó la SRE.

En su cuenta de Twitter, el canciller confirmó: “El próximo lunes 1 de marzo se llevará a cabo la primera reunión bilateral de los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de los Estados Unidos, Joe Biden. Estaré informando temas y participantes de ambos Gobiernos. Una nueva etapa de cooperación se inicia”, señaló.

A su vez, la Casa Blanca definió que los temas principales en la agenda de la reunión virtual que sostendrán los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden y de México Andrés Manuel López Obrador este lunes 1 de marzo son migración, economía y Covid-19.

A través de una nota informativa difundido en la página de la Casa Blanca, la secretaria de prensa, Jen Psaki, se refirió a la reunión virtual bilateral entre el presidente Joe Biden y el presidente Andrés Manuel López: “El lunes 1 de marzo, el presidente Joe Biden se reunirá con el presidente Andrés Manuel López Obrador”, se cita en el comunicado.

Los mandatarios “discutirán la cooperación en migración, los esfuerzos conjuntos de desarrollo en el sur de México y Centroamérica, la recuperación del Covid-19 y la cooperación económica”.

Luego de que Biden habló de la agenda de migración y lanzó la propuesta de que daría trabajo a migrantes el presidente mexicano “informó” que planteará a su homólogo estadounidense un acuerdo parecido al Programa Bracero para que los trabajadores mexicanos y centroamericanos puedan prestar sus servicios de forma legal en ese país.

A juicio de AMLO “la bujía para el desarrollo de América del Norte, es México”, por su fuerza de trabajo, y busca dar garantía a los trabajadores, “que no arriesguen su vida, que se protejan los derechos humanos”, expuso.

Antes que la casa Blanca, el canciller definió el viernes en su cuenta de Twitter que en el encuentro virtual de ambos mandatarios se “abordarán temas de interés común como la cooperación y apoyo mutuo frente al Covid-19, el desarrollo y las causas estructurales de la migración, la acción climática y la recuperación económica”.

 

México quiere ser proveedor de insumos de EU

 

En el marco de la reunión virtual de AMLO con Joe Biden, la secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier, sostuvo que México está interesado en sumarse como proveedor de cadenas de suministro en Estados Unidos, tras un decreto que firmó el presidente Joe Biden para reevaluar las cadenas de suministros necesarios para la fabricación de vehículos y celulares.

“México estamos seguros que puede ser parte de este gran esfuerzo para asegurar que en América del Norte contemos con la oferta necesaria para este tipo de bienes y no sea una problemática si no podamos ser proveedores de las mismas, quisiéramos trabajar de la mano con su gobierno, con el gobierno de Canadá y fortalecer la plataforma de intercambio de lo que producimos en América del Norte”.

La secretaria sostuvo un encuentro virtual con el secretario de Estado, Antony Blinken, donde abordaron temas de la agenda comercial, como el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

“Con gusto recibimos al secretario de Estado de EE.UU. Antony Blinken y su equipo. Platicamos sobre las áreas de oportunidad para hacer crecer nuestra relación económica con el TMEC. Las mujeres y grupos minoritarios juegan papel un “importante”, refiere la funcionaria mexicana.

“El presidente López Obrador tiene un interés fundamental y le apuesto muchísimo al trabajo a través del TMEC en donde las relaciones comerciales y las relaciones de fortalecimiento entre las dos naciones son muy importantes, él ve al T-MEC como una gran herramienta de recuperación”.

Es preciso destacar que en el país vecino reside la mayor comunidad de hispanohablantes inmigrantes, de los que destacada comunidad mexicana como la más numerosa de todas las que residen en todo Estados Unidos.

Destaca también la presencia de mexicanos en California, Texas, Nuevo México, Arizona, Nevada y Colorado.

También hay comunidades mexicanas muy numerosas en Florida, Georgia, Illinois, Nueva York, Oklahoma, Oregón, Idaho, Ohio y Washington.

El desplazamiento de migrantes a Norteamérica es más que nada por la interacción de factores que operan en ambos lados de la frontera, donde los factores asociados con la demanda de trabajadores mexicanos en Estados Unidos son tan importantes como los de la oferta.

A su vez, el funcionamiento de complejas redes sociales y familiares ha contribuido a propiciar que segmentos importantes de la fuerza laboral mexicana respondan con cierta rapidez a informaciones y oportunidades que se originan en los Estados Unidos, conformando un mercado laboral de facto que trasciende las fronteras nacionales.

De acuerdo al Conapo las causas principales que motivan la migración mexicana hacia Estados Unidos son la oferta de trabajo con factores vinculados con la oferta-expulsión de fuerza de trabajo, la oferta empresarial y educativa con factores asociados con la demanda-atracción y la oferta social y turística con factores sociales que ligan a los inmigrantes con la familia, amigos, comunidades de origen y de destino.

La crisis económica que se padece en los Estados Unidos, ha provocado que reduzca un poco el éxodo masivo hacia los Estados Unidos, los estados del norte y Canadá, están siendo los nuevos destinos de la población mexicana, mientras que en Arkansas, Kansas, Ohio, Georgia, Colorado y Oklahoma reduce la población mexicana.