Huffignton Post

SINGAPUR – Luego de horas de discusiones a puertas cerradas en un hotel de Singapur el martes, el presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un concluyeron su histórica reunión con la firma de un acuerdo conjunto. El documento describe cuatro puntos acordados por los dos líderes: establecer nuevas relaciones entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea, construir un régimen de paz estable, un compromiso de Corea del Norte para trabajar hacia la “desnuclearización completa” de la península coreana y la repatriación de los prisioneros de guerra estadounidenses. El acuerdo no parece contener ninguna promesa firme de Pyongyang de abandonar su programa de armas nucleares, sino que abre la puerta a discusiones en curso. Un analista dijo a HuffPost que el acuerdo no contiene mucho más de lo que Corea del Norte prometió en décadas pasadas. Y esta no es la primera vez en los últimos meses que Corea del Norte ha prometido desnuclearizarse. Kim se comprometió a hacerlo luego de su reunión con el presidente surcoreano Moon Jae-in en abril como parte de la llamada Declaración de Panmunjom. En una larga conferencia de prensa individual más adelante, Trump mencionó otros temas que aparentemente discutieron los líderes, como el final de los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur. Donald Trump calificó el documento como “muy importante” e “integral”, y agregó que se debatiría “exhaustivamente”.

“Creo que ambas partes quedarán muy impresionadas con el resultado”, dijo durante la ceremonia de firma. Después de que Trump habló, Kim Jong Un dijo: “Hoy tuvimos una reunión histórica y decidimos dejar el pasado atrás. Estamos a punto de firmar un documento histórico. El mundo verá un cambio importante”. Trump elogió a Kim como un «negociador digno» y un hombre talentoso que «ama mucho a su país». Antes de separarse, prometió que la pareja se reuniría muchas veces y, cuando se le preguntó si le extendería una invitación para su contraparte norcoreana para visitar la Casa Blanca, dijo: «Absolutamente lo haré». Hemos desarrollado un vínculo muy especial. Funcionó para ambos mucho mejor de lo que cualquiera podría haber esperado, mucho mejor de lo que nadie hubiera siquiera predicho. Esto va a conducir a más y más y más, y es un honor estar con ustedes. Posteriormente, el presidente estadounidense dijo a los periodistas durante su conferencia de prensa que estaba dispuesto a visitar Pyongyang y planeaba invitar a Kim a la Casa Blanca, ambos en el “momento apropiado”.

Kim salió del Hotel Capella momentos después de que se firmó la declaración y evitó las preguntas de los periodistas sobre si había hablado de renunciar a cualquiera de las armas nucleares del Norte. Trump dijo durante la conferencia de prensa que los dos líderes habían acordado participar en “enérgicas negociaciones para implementar el acuerdo lo más pronto posible”. Cuando se le presionó para explicar qué significa exactamente “desnuclearización completa” o qué implicaría, Trump dijo que el proceso se realizaría tan “rápido como se pueda hacer científicamente [y] mecánicamente”. No proporcionó un cronograma concreto. Dijo que Estados Unidos había acordado dejar de jugar “juegos de guerra” con Pyongyang, refiriéndose a los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur que han enfurecido a Kim en el pasado. Trump agregó que quiere “traer a nuestros soldados de regreso a casa” desde Corea del Sur, pero dijo que “no era parte de la ecuación en este momento”. El documento firmado por los dos líderes no incluyó ninguna señala sobre protecciones a derechos humanos. Cuando se le preguntó acerca de esto, Trump dijo que los derechos humanos se habían cubierto durante la reunión y se debatirían “más en el futuro”. Trump dijo a los periodistas que cualquier esfuerzo de desnuclearización “será verificado”. Cuando se le preguntó cómo se lograría eso, respondió que “lo lograría teniendo mucha gente allí… combinaciones de ambos” funcionarios estadounidenses y representantes internacionales. Los expertos en desarme han dicho durante mucho tiempo que cualquier acuerdo con el Norte debería contener compromisos firmes sobre qué significa exactamente “desnuclearización” y cómo lo haría el país. El propio secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo el lunes a los periodistas que “el único resultado que Estados Unidos aceptará” sería la “desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea”. Vipin Narang, profesor de relaciones internacionales del MIT, dijo que el lenguaje del documento se hacía eco de las declaraciones hechas por Corea del Norte hace 25 años en una declaración conjunta similar con Estados Unidos. Y parece contener poco más de lo que el Norte ya prometió en el pasado. Sin embargo, sí notó que el primer apretón de manos de Kim con Trump demuestra que se legitimó oficialmente a sus armas nucleares en el escenario mundial. “Construye armas nucleares y te toman en serio y te reúnes con el presidente de Estados Unidos”, dijo Narang en un correo electrónico a HuffPost.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.