El equipo infantil de fútbol Jabalíes Salvajes llevaba 17 días atrapado en el lugar

Huffignton Post

Este martes, la operación para rescatar a los cuatro niños y al entrenador que aún estaban atrapados en la cueva de Tham Luang, al norte de Tailandia, concluyó con éxito, informó la marina tailandesa. Sin embargo, detalló que aún quedan cuatro personas en el interior de la cueva: tres buceadores y un médico. Todos los rescatados fueron trasladados al hospital para evaluar su estado de salud. El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-o-chau, señaló en su cuenta de Twitter que habían suministrado ansiolíticos a los niños durante su salida de la gruta para evitar ataques de pánico, pero negó que se tratase de anestésicos, como se había rumoreado en redes sociales. Tras nueve días después de una búsqueda incansable, el pasado 2 de julio, los equipos de rescate localizaron con vida a 12 niños y a su entrenador que se extraviaron en una cueva en un parque natural en el norte de Tailandia el pasado 23 de junio. Según la versión oficial, el equipo de fút bol Jabalíes Salvajes quedó atrapado en el lugar el 23 de junio mientras exploraba las cuevas después de un entrenamiento, a raíz de unas fuertes lluvias que inundaron los túneles de acceso. Trece buzos extranjeros y cinco miembros de la unidad SEAL de élite de Tailandia fueron el equipo principal que guio a los niños y al adulto para salir de las cuevas a través de pasajes estrechos e inundados que cobraron la vida de un ex buzo de la Marina tailandesa el viernes. En las largas jornadas de rescate, se utilizaron 20 bombas de extracción para reducir el nivel del agua en las partes más anegadas; sin embargo, el temporal de lluvia que azota la región y los problemas mecánicos dificultaron por momentos la misión. De hecho, el jueves 5 de julio, cuando los menores y el monitor ya cumplían 13 días atrapados, falleció uno de los buzos cuando realizaba una misión de abastecimiento. La víctima, un antiguo miembro de los cuerpos de élite de la Marina e identificado como Saman Kunan, de 38 años, pereció al quedarse sin oxígeno mientras estaba sumergido. Las buenas noticias para los menores comenzaron el pasado domingo 8 de julio, cuando cuatro de ellos lograron salir de la cueva. Luego de 10 horas de receso, la operación de rescate se puso de nuevo en marcha y el lunes también consiguieron salvar a otros cuatro. Este martes, los días de terror terminaron en con un final feliz pues los 12 menores y su monitor también ya se encuentran sanos y salvos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.