EFE

La multimillonaria inversión planeada en la industria petrolera por el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, supone un riesgo para el país y añade presión fiscal, alertó hoy el grupo financiero BBVA Bancomer. “Nos preocupa hacer inversiones tan cuantiosas en una industria que tiene problemas de eficiencia (…). Es más eficiente seguir importando gasolinas; es mucho más barato”, indicó Carlos Serrano Herrera, economista en Jefe en México de BBVA Bancomer. En la presentación del Informe Sectorial del primer semestre del 2018, Serrano remarcó que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene problemas de eficiencia en refinación de gasolinas, por lo que pierde alrededor de 100.000 millones de pesos (unos 5.360 millones de dólares) al año en refinación por fallas en la infraestructura, organización laboral o cargas fiscales, entre otros factores. Por ello, dijo que la entidad financiera, filial del español BBVA, ve con cierta preocupación “hacer inversiones tan cuantiosas” en un “negocio complejo, con incertidumbre por la demanda”. Finalmente, consideró que, en caso de construir refinerías, la inversión podría provenir del sectorprivado y no del Estado como planea el líder izquierdista. “Todos estos recursos pondrían presiones fiscales al Gobierno federal; son recursos cuantiosos que hay que financiar”, indicó el analista. López Obrador, que asumirá el cargo el 1 de diciembre, prevé una inversión total de 304.000 millones de pesos (16.300 millones de dólares) para reforzar el sector energético mexicano y aumentar la producción petrolera. Entre sus planes está el de rehabilitar las seis refinerías que hay en México para que operen al 100 % de su capacidad en dos años con una inversión de 49,000 millones de pesos (2.627 millones de dólares) y evitar así tener que comprar gasolina en el exterior. Asimismo, anunció la construcción de una séptima refinería a partir del próximo año en el puerto petrolero de Dos Bocas, en el suroriental estado de Tabasco, que tendrá un costo de 160.000 millones de pesos (8.579 millones de dólares) en tres años. La manufactura y el comercio impulsarán a la economía mexicana en 2018. Estos sectores crecerán 3.0% y 3.4 por ciento, respectivamente, por lo que las entidades mexicanas enfocadas en estas actividades serán las de mayor crecimiento. “A pesar de la incertidumbre comercial, el Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero crecerá en 3% al cierre de este año, cifra mayor al promedio de la economía”, aseguró el analista en conferencia de prensa. Serrano Herrera detalló que el 50% de la Inversión Extranjera Directa (IED) se concentra en los siete estados de la República que tienen el mejor perfil exportador: CDMX, Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Veracruz. Puebla y Coahuila tienen un gran potencial de avance, por su enfoque manufacturero y exportador automotriz. Mientras que 14 estados concentran el 75% del PIB. De acuerdo con el análisis de Bancomer esperan que el mercado interno retroceda 6%. Esta diferencia resalta la importancia de las importaciones dentro del crecimiento de la economía mexicana. Mientras que, para estados como Campeche, cuya economía depende en buena medida del petróleo, prevén una caída en su economía por el mal desempeño del petróleo en los últimos trimestres.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.