Por: María Muñoz

Luego que en marzo pasado, habitantes de la colonia Villa Olímpica denunciaran que empleados de Gas Uno amarraron y arrastraron de las patas a un perro callejero -nombrado por los vecinos como Canelo o Firulais-, el Ayuntamiento de Puebla podría multar con un millón y medio de pesos, incluso, mandar a la cárcel a los involucrados. Tras el hecho exhibido a través de redes sociales, mismo que fue condenado por la población, el Gobierno Municipal se comprometió a dar seguimiento a la denuncia presentada contra los responsables. En este sentido, se le proporcionó asesoría jurídica a los testigos, específicamente a la mujer que presenció el maltrato y evitó que los gaseros lastimaran más al can. “El Ayuntamiento de Puebla apoyó a la denunciante en la presentación del procedimiento jurídico ante el Juzgado Calificador, instancia que será la responsable de imponer la sanción correspondiente de acuerdo a la gravedad del hecho”. De tal modo, de acuerdo con la Ley de Protección Animal en Puebla, la sanción podría alcanzar hasta un millón y medio de pesos, o, en su caso, la cárcel para el responsable. De acuerdo con las publicaciones hechas por los propios vecinos, el perro vive en la calle y es alimentado por los mismos colonos. Después de que el maltrato a Firulais se hiciera viral en redes sociales, la empresa Gas Uno difundió un comunicado, en el que lamentó los hechos y se comprometió a investigar lo sucedido y apoyar para que se tomen las medidas necesarias contra el personal responsable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.