Tras cuatro años de recesión, Nicolás Maduro responsabilizó, también, al pueblo venezolano del fracaso que ha representado el modelo económico impuesto por su administración

AFP

Tras cuatro años de recesión, Nicolás Maduro responsabilizó, también, al pueblo venezolano del fracaso que ha representado el modelo económico impuesto por su administración. El presidente venezolano Nicolás Maduro admitió el fracaso del modelo de producción aplicado por su gobierno en Venezuela, que enfrenta hiperinflación y cuatro años de recesión. Los modelos productivos que hasta ahora hemos ensayado han fracasado y la responsabilidad es nuestra, es mía, es tuya. En un congreso del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) la noche del lunes, Maduro aseguró que ahora es necesario producir con agresión o sin agresión, con bloqueos y sin bloqueos, hacer de Venezuela una potencia económica, “cero lloriqueos, yo lo que quiero es soluciones compañeros”, subrayó. El gobierno socialista estatizó sectores como el del cemento y acero, expropió cientos de empresas -entre ellas cadenas de supermercados- y más recientemente militarizó mercados municipales en una cruzada contra los altos precios. Asimismo, fija los precios de varios rubros y monopoliza las divisas mediante un control de cambios. “Calculo unos dos años para lograr un alto nivel de estabilidad y podamos ver los primeros síntomas de la prosperidad nueva, económica, sin abandonar un segundo la protección y seguridad social”, sostuvo Maduro. El mandatario recalcó, además, que sus planes para la recuperación económica incluyen “llegar a seis millones de barriles diarios en el 2025 o antes”, en medio de una producción petrolera que se desplomó de 3.2 millones de barriles diarios en el 2008 a 1.5 millones en 2018. El FMI estimó que este año la inflación de Venezuela será de casi 1,000,000% y que el PIB caerá 18 por ciento, tras haberse desplomado 14 por ciento el año pasado y 16.5 por cientgo en 2016. Maduro, que suele achacar la crisis a una “guerra económica” promovida por Estados Unidos para derrocarlo, llamó a la militancia del PSUV a sumarse a la recuperación de la producción, pese a las “agresiones” de Estados Unidos. Washington ha impuesto sanciones financieras contra Maduro, varios funcionarios del gobierno y la petrolera estatal PDVSA, que aporta 96% de los ingresos del país por la exportación de crudo. Las consecuencias de los controles se reflejan, por ejemplo, en el sector agrícola que apenas abastece 25 por ciento del consumo nacional, tras aportar 75 por ciento en el pasado, según estimaciones de la Federación Nacional de Agricultores. La industria, por su parte, funciona a un 30 por ciento de su capacidad, según la privada Conindustria.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.