Huffignton Post

Este jueves murió el escritor mexicano Sergio Pitol Demeneghi, a los 85 años de edad, en Xalapa, Veracruz, debido a complicaciones provocadas por afasia progresiva, informaron sus familiares y el Instituto Veracruzano de Cultura. Pitol vivía la cuarta etapa de la afasia primaria progresiva no fluente, una enfermedad neurodegenerativa que le diagnosticaron en 2009 y que en el último año le impidió caminar, moverse y hablar, de acuerdo con la agencia Efe.

El ensayista mexicano, autor de Domar a la divina garza (1988), El arte de la fuga (1996), Soñar la realidad (1998), El viaje (2001), entre otros, recibió algunos de los premios más prestigiosos de la escritura en español, como el Xavier Villaurrutia en 1981 y el Premio de Literatura y Lengua Castellana Miguel de Cervantes en 2005. Además, recibió la Medalla Bellas Artes en 2008. Sergio Pitol fue escritor, traductor, catedrático y diplomático mexicano. Estudió la licenciatura en Derecho en la UNAM y posteriormente continuó con su formación en la Facultad de Filosofía y Letras de la misma institución. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos triunfos, bastante fastidio Sergio Pitol pertenece a esa generación extraordinaria de escritores mexicanos como Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco, Elena Poniatowska, entre otros. Sergio Pitol, un viajero incansable, describió en una entrevista con La Jornada en 2010 quién era él: “Yo me aventuro a decir que soy los libros que he leído, la pintura que he visto, la mú- sica escuchada y olvidada, las calles recorridas.

Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos triunfos, bastante fastidio. Uno es una suma mermada por infinitas restas. Uno está conformado por tiempo, adicciones y credos diferentes”. La UNAM lamentó su muerte y destacó las “sobresalientes traducciones al español, de autores como Joseph Conrad, Henry James o Witold Gombrowicz”. En más de 50 años de carrera, la obra de Pitol ha sido traducida al francés, alemán, italiano, polaco, holandés, húngaro, ruso, portugués, y chino, de acuerdo con el diario El Universal. En El desfile del amor, Pitol Demeneghi escribió: “Nací para dar alegría, para llevar paz al mundo. Mira a los que viven aquí. Tanto secreto como guardan los ha hecho desgraciados. Se aborrecen; se tienen miedo; desconfían los unos de los otros; se hieren; se lastiman. Yo podría hacerlos felices”. Sergio Pitol, con sus letras, nos hacía felices.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.