El gobierno de EPN será recordado por haber aumentado varios puntos porcentuales de los pasivos, lo cual puso en riesgo el grado de inversión del país

Huffignton Post

El virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador durante una conferencia en su casa de transición ubicada en la colonia Roma. El próximo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador heredará una deuda pública de 9.9 billones de pesos, es decir, el 42.4% del Producto Interno Bruto (PIB). Esta es la proporción más elevada que recibe una administración entrante en lo que va del siglo. De acuerdo con El Universal, si estos compromisos financieros fueran absorbidos por todos los habitantes de México, a cada uno le correspondería aportar 79 mil 597 pesos para liquidar el monto. El diario, con base en entrevistas con expertos, señala que el sexenio de Enrique Peña Nieto será recordado por haber aumentado varios puntos porcentuales de la deuda, lo cual puso en riesgo el grado de inversión del país y motivó llamadas de atención del Fondo Monterio Internacional (FMI) y las calificadoras para hacer un esfuerzo por reducir los pasivos. Cuando Ernesto Zedillo terminó su gestión como presidente, los pasivos del sector público ascendieron a más de dos billones de pesos, lo que equivalía al 30.6% de la economía. Vicente Fox dejó un compromiso por 3.1 billones de pesos, que, aunque era un monto mayor, como proporción del PIB se redujo a 29.5 por ciento. Con Felipe Calderón los pasivos se elevaron a 5.9 billones de pesos y llegó al 37.2% en relación con el PIB. La deuda con Enrique Peña Nieto aumentó cuatro puntos más de los que recibió para situarla en 9.9 billones de pesos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.