Por: Padres e Hijos

A pesar de no poseer una voz digna de profesionales, entonarles de vez en cuando canciones a los bebés a la hora de dormir tendrá un efecto calmante. Así lo descubrieron neurocientíficos canadienses quienes afirman que estas suaves melodías sí tienen un efecto tranquilizante, no sólo en el bebé sino también en las madres; mientras que las canciones más movidas aumentan la atención de los menores.

 

Desde que era estudiante, a Laura Cirelli, investigadora de la Universidad de Toronto Mississauga, le sorprendió lo bueno de la comprensión social a edades tempranas, por lo que insistió en iniciar una investigación de cómo se desarrolla la socialización de las primeras etapas de la infancia; estudios que unió con su gusto por tocar piano y bailar ballet resultando en relacionar ambos ámbitos para entender la parte social del cerebro pues de acuerdo a lo que ella explica, los cerebros infantiles deben ser capaces de rastrear los eventos auditivos de manera predictiva para dar sentido a la música”.

 

Durante el estudio, pidieron a las madres participantes que cantaran en repetidas ocasiones ‘Estrellita dónde estás’ a sus bebés que estaban sentados frente a ellas, lo único que cambiaba entre una y otra vez es que alternaban entre un tono de voz animado y uno más relajado. Al mismo tiempo se monitoreaban las respuestas de conducta tanto en madres como sus hijos revisando el calor y la electricidad trasmitida por los nervios y el sudor a través de la piel.

 

Logra que tu hijo se duerma en su cama

Gracias a estas pruebas, los investigadores pudieron comprobar que los niveles de excitación de las mamás eran mayores y estables cuando su tono de voz buscaba entretener, en cambio eran menores cuando con su canto intentaban calmar a su pequeño, el nivel de calma era compartido tanto por la madre como el bebé. Situación que de acuerdo a Laura indica que “hay cambios fisiológicos y de comportamiento de mamá y bebé en diferentes estilos de canción”, informaron.

 

Los resultados de dicha investigación se suman a los trabajos que intentan descifrar las implicaciones sociales y la relación con los gustos musicales. Esta tendencia la explica Cirelli al mencionar otros estudios que ha realizado, como uno que demostró que las personas que se sienten en sincronía con su contexto social, suelen cooperar y ayudar en sincronía para un mismo fin, ya que “la música es una herramienta que podemos utilizar para unir a las personas, y esto comienza en la infancia”, expresó la especialista.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.