El secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo, advirtió que Teherán y su Guardia Revolucionaria sostienen al dictador chavista en el poder

Infobae

 “Irán está teniendo un papel en la protección de Maduro y los países de América del Sur entienden que la expansión de la república islámica es una amenaza a los ciudadanos de todo el mundo”, expresó Mike Pompeo en una rueda de prensa luego de que se conocieran la últimas medidas de del gobierno de Donald Trump contra el régimen persa. Las relaciones entre Teherán y Caracas preocupan a EEUU hace décadas, cuando el fallecido Hugo Chávez llegó a regalarle la espada de Bolívar al entonces presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. Ahora, en plena crisis del chavismo y cuando el régimen de Maduro está aislado del mundo, la alianza se reafirmó. En este contexto, la teocracia de Irán le ofreció a Maduro enviarle miembros de su Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés) para participar de la protección de la dictadura.

Ese cuerpo armado fue declarado recientemente por los Estados Unidos como grupo terrorista y es uno de los principales promotores del fundamentalismo en Medio Oriente y el resto del mundo. La propuesta del ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, coincide además con el reinicio de los vuelos entre Teherán y Caracas. Esa ruta es conocida como “aeroterror” por el tráfico de armas y drogas que representan. Pompeo reiteró la preocupación por esta estrecha relación luego de que EEUU anunciara el fin de las exenciones para la compra de petróleo iraní con el objetivo de reducir “a cero” las exportaciones de Teherán. “El presidente Donald J. Trump ha decidido no renovar las Excepciones de Reducción Significativa (SRE, en inglés) cuando expiren a principios de mayo”.