Por: Men´s Health
Sí, conducir puede ser estresante. Pero para algunos, ese estrés puede ser increíblemente peligroso.

 

·       La ira en el coche es bastante común, pero a veces puedes perder el control, como lo demuestra la muerte de un veterano de la Fuerza Aérea de los EE. UU. en un altercado con otro automovilista.

·       Sin tratamiento, la ira también puede extenderse a otros aspectos de tu vida, de acuerdo con los expertos

·       Aquí hay algunas maneras de controlar tu enojo mientras manejas.

 

El pasado fin de semana, el veterano de 24 años de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Cody Harter, condujo a la casa de sus padres en Missouri para pedir prestado un cortacésped, informó ABC News. De camino a casa, se encontró con el tráfico y discutió con otro conductor. El conflicto se intensificó, y el otro automovilista supuestamente apuñaló a Harter hasta la muerte.

 

Esta triste historia es solo uno de los últimos ejemplos de un incidente vial que se volvió fatal. Según la definición de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, la furia vial es “la operación de un vehículo de motor de una manera que pone en peligro o puede poner en peligro a personas o propiedades”, como golpear intencionadamente otro vehículo o ser violento con otro automovilista.

 

La furia en vía pública es un fenómeno bastante común: casi el 80 por ciento de los conductores han informado agresión o ira en un momento u otro, y ocho millones de conductores han dado un paso más al chocar deliberadamente con otros vehículos o enfrentarse a conductores, según una encuesta por AAA en 2016. Pero puede tener consecuencias devastadoras.

 

“Hay mucha evidencia de que algunas personas se sienten muy apegadas a otras situaciones sociales: amigos, familiares, trabajo, pero de alguna manera cuando suben al automóvil, está esta transformación, dice Nemerovski. “Creo que hay algo en el acto de conducir que permite que surja cierta rabia hacia las personas que normalmente no se verían enojadas”.

 

Una tendencia peligrosa

Nemerovski, quien se inspiró para estudiar la ira en el auto después de tener un altercado con un conductor que lo amenazó con un bate de béisbol, dice que, en muchos sentidos, la furia de conducir no es diferente de otras formas de ira. Pero hay una distinción importante: el anonimato relativo de estar detrás del volante les permite a los conductores comportarse de manera más agresiva, imprudente o audaz de lo que lo harían n otras circunstancias.

 

“Creo que hay algo en el acto de conducir que permite que surja cierta rabia hacia personas que normalmente no se enojarían facilmente”, dice.

 

Ocasionalmente, cuando la ira vial se sale de control, puede tener consecuencias devastadoras: a principios de este año, por ejemplo, un niño de 16 años murió a causa de una herida mortal de bala en Albuquerque como resultado de un incidente de furia vial. Dichos incidentes van en aumento: los datos más recientes sobre la ira vial de la NHTSA contaron los accidentes fatales y mortales resultantes del enojo y los accidentes de conducción agresivos, y el número de accidentes aumentó de 302 en 2012 a 465 en 2016. Además, informó el Trace el año pasado, los incidentes de furia con armas de fuego se duplicaron con creces entre 2014 y 2016.

 

“Las personas que se involucran tienen ira que se filtra a otras partes de sus vidas”, le dijo a MensHealth.com el Dr. Steve Albrecht, un experto en evaluación de amenazas con sede en Colorado Springs. “Si no recibes tratamiento, seguirás replicando el comportamiento”.

 

¿Cómo mantenerte bajo control?

Afortunadamente, hay formas de frenar de manera activa tu ira.

1)    Ajusta las expectativas para tu viaje diario.

Si con frecuencia te encuentras enojado por retrasos inesperados de tráfico o con otros automovilistas por ralentizarte, tal vez deberías despertarte 15 minutos antes para tener más tiempo de conducción.

 

Nemerovski también sugiere checar el entorno del automóvil. ¿Qué hay en la radio? Cosas como una charla política o música intensa podrían aumentar los niveles de estrés. En cambio, Nemerovski recomienda un audiolibro, una pelota anti-estrés, respiraciones profundas o prácticas de atención plena para ayudarte a estar en un estado menos emocional. El sólo hecho de ser consciente de tu propio estrés puede ayudarte a prevenir que estalles. “Piensa en cómo te sientes cuando te sientas en el asiento del conductor”, dice Nemerovski. “Llevas mucha de esa ira y tensión reprimida y mucho de eso no es nada bueno para nuestra conciencia y al meterte al coche tus niveles de estrés ya son altos”.

 

2)    Piensa en cómo reaccionas

Si bien no puedes predecir cuándo alguien te interrumpirá, puedes entrenar tus reacciones. Ya sea que seas un gritón o alguien muy tranquilo, éstas manifestaciones físicas de ira surgen de la detección de una brecha en el territorio. “La gente usa el vehículo, ya sea intencionalmente o sin pensarlo, para castigar o comunicar a otro conductor que se sienten violados”, explica Nemerovski. “Ese es el mensaje clave que la ira nos da: nos sentimos físicamente amenazados, sentimos que algo nos ha sido quitado”.

 

En lugar de arremeter, trata de disminuir la ira. Identifica por qué estás molesto en primer lugar puede ayudar a tu razonamiento interno y tus acciones futuras, permanece decidido y no impulsivo. (Piensa: “Esta persona me hizo enojar. Respirar”, en lugar de “Estoy enojado así que le demostraré a este hombre lo que pasa”).

Esto ayudará a disminuir la probabilidad de involucrarte con otros conductores, lo que podría derivar en accidentes o peleas, que tienen consecuencias importantes. “Soy un fanático de las ventanas polarizadas”, dice Albrecht. “No hagas contacto visual si no tienes que hacerlo”. Céntrate en tu forma de conducir, no mires y hagas caras “.

 

3)    Tener una mentalidad comunitaria.

 

Las personas son, por naturaleza, conductores egoístas. Estamos pensando dónde tenemos que ir y la forma más rápida de llegar allí. Pero aquí hay un pensamiento radical: si cambiamos las perspectivas para ser más comprensivos con las situaciones de otros conductores, quizás lleguen tarde a un vuelo, tengamos una emergencia familiar, seríamos un poco más indulgentes, y no tan rápidos como para gritarle a uno “La toma de perspectiva hace que las personas sean más humanas, una parte más de la comunidad”, dice Nemerovski. “Cuando denigras a otras personas, las estás haciendo muy diferentes a ti y estás haciendo que su vida sea menos valiosa que la tuya”.

Por supuesto, si el comportamiento es peligroso, Albrecht dice que continúes conduciendo, tomes la siguiente salida o alteres tu ruta, y llama a las autoridades.

 

4)    Enfócate en tu camino

No seas el tipo que va de aquí para allá entre carriles. Usa tus señales, evita el alboroto y no envíes mensajes de texto mientras conduces. Básicamente, no te sientas autorizado a hacer lo que quieras sólo porque tienes prisa. Si hay una cosa que puedes controlar, es tu propia conducción, dice Albrecht: “Deja que otras personas sean y haz lo tuyo”.

 

5)    Pide ayuda

Si luchas con la ira mientras conduces, es probable que tengas problemas para controlar tu ira en otras áreas de la vida también. Si deseas atención médica o un grupo de apoyo, National Alliance on Mental Illness (NAMI) ofrece una amplia lista de servicios de salud mental y grupos de apoyo a bajo costo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.